3 Consejos para que tu cerradura no se atasque y funcione a la perfección

Consejos para el mantenimiento de tus cerraduras

En muchas ocasiones nos hemos encontrado con que nuestra llave no gira como debería en nuestro bombín, que entra muy mal, o que se atasca con frecuencia, este frecuente problema se debe a la sobre-utilización como en las puertas de entrada o a que no se utiliza casi como puertas de trastero o segundas viviendas. En el articulo de hoy vamos a daros algunos pequeños trucos para evitar y/o solucionar este pequeño problema que incomoda a todos.

Como siempre todas las soluciones que vamos a proponeros son soluciones económicas y sencillas que cualquiera puede realizar en casa sin la necesidad de adquirir productos con altos precios o difíciles de encontrar en una ferretería de barrio.

Engrasamos

El problema más común de que nuestra cerradura no funcione como debería es que sus partes mecánicas interiores se han secado, oxidado y han perdido toda la lubricación que traen de fabrica. Por ello la solución más rápida va a ser volver a engrasar todas estas partes para que vuelvan a funcionar como el primer día. pero ¿cómo realizamos este engrase?…..



Tenemos varias opciones para engrasar nuestro bombín, la primera y más frecuente es desmontar por completo el cajetín de la cerradura y con ayuda de un pincel aplicar aceite, grasa o vaselina por todas las partes mecánicas a modo de restauración, pero este proceso requiere algo de tiempo, paciencia y destreza para montar y desmontar el cajetín de forma que funcione a la perfección. En cambio, si no quieres o no te atreves a desmontar toda la cerradura tienes otras opciones:



Los lapiceros pueden ser un gran aliado a la hora de engrasar cualquier mecanismo que poseen las puertas, mismamente las bisagras de la puerta vienen engrasadas en muchas ocasiones con grafito que aunque sea solido es un muy buen lubricante. Existen recipientes de grafito de venta en ferreterías y tiendas especializadas que vienen con su aplicador listo para que lubriques cualquier parte de la cerradura, pero si no quieres gastarte dinero en este producto puedes utilizar un lapicero de toda la vida y pintar toda la superficie de la llave, después deberas introducirla en el bombín y hacer el juego de abrir y cerrar para que el grafito se impregne en todo el mecanismo interior, repite el proceso varias veces hasta que veas que la cerradura vuelve a funcionar como el primer día.



Otro componente que puede ser una solución muy económica es la parafina (con lo que se hacen las velas), de venta en farmacias o tiendas especializadas y a un precio muy asequible puede sernos de gran ayuda para devolverle a nuestra cerradura toda su vida. El procedimiento a seguir con la parafina es: mete la llave en agua caliente y seguidamente en parafina para que se impregnen bien todos los dientes de esta, después introduce la llave en la cerradura y dale unas cuantas vueltas a cada lado para que todo el mecanismo se lubrique bien, veras que el problema se empieza a resolver de manera efectiva.



El conocido 3 en 1 es un producto que todos tenemos en casa desde hace tanto tiempo que ni nos acordamos cuando lo compramos, en el caso de que no tengas podrás encontrarlo en cualquier ferretería o grande superficie comercial con sección de ferretería, este producto es utilizado para millones de cosas, y cómo no para las cerraduras también vale. Aunque tenga un olor algo desagradable y fuerte podemos introducir con ayuda del aplique de pajita que lleva incorporado dentro de la cerradura el liquido 3 en 1 y hacer el juego de abrir-cerrar varias veces para que se extienda el liquido por todo el mecanismo, seguramente el problema de una cerradura atascada se solucione en cuestión de minutos.



Ultimamente y con el avance de la tecnologia se está optando por instalar puertas sin ningún tipo de llave metálica ni agujero donde introducir esta llave, cada vez son más los que le ponen a su puerta un sistema de apertura con tarjeta magnética o llavero electrónico aprovechando la ventaja de evitar llevas llaves encima, cerraduras atascadas, o posibles intentos de robo con ganzúas al no llevar hueco donde poder acceder al interior de la puerta. Aun así esperamos que estos pequeños trucos sirvan para que tu cerradura vuelva a abrir bien.

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: