Te enseñamos a instalar una puerta en block | GUÍA

¿Cómo instalar una puerta en Block?

Enhorabuena, si estas leyendo esto quiere decir que te has animado o tienes pensado hacerlo a instalar tu mismo/a las puertas nuevas que acabad de adquirir. Primero decirte que no hay que tener miedo ninguno, es un trabajo sencillo que cualquiera puede realizar con un poco de conocimiento que vamos a plasmar aquí para que conozcas todos y cada uno de los pasos para instalar una puerta en block como dios manda.

Lo primero es como siempre preparar todas las herramientas que necesitaremos durante todo el proceso de montaje, así en ningún momento nos quedaremos atascados, vamos a enumerarlas:

Herramientas

- Nivel de Brújula
- Metro
- Cutter
- Serrucho
- Maza de Goma
- Espuma de Poliuretano
- Silicona
- Destornillador

Instalación

1. Comprobar

Lo más posible es que el premarco de la puerta que has retirado o instalado si es obra nueva esté perfectamente nivelado, pues de esto dependerá que la puerta quede nivelada, no se abra y se cierre sola, lo cual será una mala instalación. En el caso que no estuviese perfectamente alineado no suele haber problema ya que durante la instalación de la puerta vamos a dejar 1 cm. de holgura entre el premarco y el marco para que la puerta pueda ser nivelada posteriormente sin ningún problema. Esperemos no hayas pedido tu puerta muy ajustada sino tendrás que retocar un poco el premarco bien cepillando un poco la madera para dejarlo más no y que quede más espacio o con el albañil retocarlo con obra.

2. Escuadrar y centrar la puerta en el hueco:

Debemos presentar la puerta frente al hueco en el que vamos a instalarla. El escuadrado perfecto es aquel en en el que la suma de las diagonales A y B son exactamente iguales. En el caso que el hueco no esté perfectamente escuadrado deberás escuadrarlo tu mismo mediante la incorporación por debajo del marco de unas pequeñas cuñas de madera o plástico para levantarlo los milímetros de descuadre que tenga. Aún así las cuñas son necesarias para ir nivelando perfectamente la puerta y evitar que se abra sola.

3 - Colocar la puerta.

Es el momento de colocar la nueva puerta (junto con el cerco) en el hueco. Es imprescindible que exista una pequeña holgura tanto en ambos lados de la puerta como en la parte superior, para conseguir que la puerta quede perfectamente jada en la posición presentada y así garantizar el escuadrado que hemos detallado en el punto anterior. Debes tener en cuenta que hay que desclavar el listón de fábrica que une los largueros por su parte inferior antes de colocar la puerta. (Esa pieza se instala para garantizar que el producto viaje compacto).

Una vez realizado esto, sujeta la puerta al premarco de obra con unos tornillos largos, para ello sustituye los tornillos cortos que van en las bisagras por unos largos que lleguen al premarco o precerco, sólo con dos o tres la puerta se sujetará provisionalmente para que puedas ponerle el nivel al cerco y ver si está a nivel o si ayudado de cuñas necesitas moverla un poco. Estos tornillos largos te ayudarán a conseguir el punto exacto de nivel antes de proceder a su jación al premarco.

Una vez con la puerta a nivel, podrás empezar a rellenar los huecos y jarla al
de poliuretano. Si la holgura hasta el premarco sigue siendo amplia puedes rellenar con maderas o algún recrecido que tengas a mano, teniendo en cuenta que la espuma de poliuretano se hinchará y tapará todo bien haciendo un relleno fuerte y estanco.

4- Fijar la puerta al premarco en el lado de los pernios/bisagras:

Para jar nalmente la puerta al premarco debes sustituir los tornillos centrales de cada bisagra por tornillos de unos 5 cm. Es importante que el tornillo sea lo su cientemente largo como para que se quede dentro del premarco de la obra, es importante que te asegures que el tornillo que pones llega al premarco. Con poner un tornillo largo por cada bisagra/pernio suele bastar pero si los quieres sustituir todos te quedará más fuerte (son 3 por pernio/bisagra en puertas de interior).

Para mantener siempre el escuadrado en la puerta en este punto debes de apretar o a ojar estos tornillos para conseguir mantener el nivelado en su línea vertical. Es recomendable de vez en cuando usar el nivel para ver que cada acción no nos ha descuadrado la puerta. Imagina que un apretón de tornillos nos mueve la puerta y no lo detectamos hasta secada la espuma y demás, sería un trabajo extra innecesario.

5 - Fijar el marco del lado de la petaca:

En este punto debes sustituir de la misma manera los tornillos del marco que está situado en el cierre de la puerta. Debes apretar mas o menos este tornillo para conseguir la holgura necesaria para que el cerco quede perfectamente nivelado en su línea vertical. Puedes ayudarte de cuñas al igual que has hecho anteriormente y siempre teniendo controlado el nivel general de la puerta. No olvides esto.

6 - Sellar todos los huecos:

Para sellar los huecos, sin retirar las cuñas vamos a usar espuma de poliuretano por toda la junta. No te preocupes si el exceso de espuma sale hacia fuera, en ese caso cortaremos el sobrante con la ayuda de un cutter cuando esté seca que se corta muy bien.

7 - Colocar las tapetas/molduras:

Este es el último paso. Debes cortarlas y jarlas al cerco mediante adhesivos de montaje o puntas nas sin cabeza. Si optas por usar un adhesivo y evitar los clavos (cosa que recomendamos) tendrás que utilizar unos gatos o mordazas que te permitan sujetar las molduras/tapetas mientras el sellador hace su trabajo y se seca. Cuando pongas los gatos de sujeción ten en cuenta que lleven protección de goma, sino es así pon un protector entre él y tu nueva puerta para evitar rayaduras innecesarias.

Ya está, la puerta instalada y lista para ser utilizada por muchos años, ¿no ha sido difícil verdad?, pues repite todo el proceso con el resto de puertas y disfrútalas!

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: