Cómo instalar Puertas Correderas

Instalar puertas correderas es una tarea sencilla que se puede llevar a cabo de dos maneras: con obra o sin ella. La diferencia radica en que con la realización de un tabique se puede esconder la puerta cuando se cierra.

Instalación de puertas correderas sin obra

La instalación de una puerta corredera sin mano de obra requiere poco trabajo y herramientas comunes.

Pasos a seguir

1. La altura del riel deberá ser la misma que la puerta más un centímetro y este medirá dos metros de largo. Realizar marcas cada 45 centímetros permitirá fijar mejor el riel, ya que en cada marca se colocará una sujeción.

2. Ahora se realizarán unas perforaciones en las marcas que no deben exceder el tamaño del taco de expansión del tornillo. Una vez realizadas se insertará el taco con el tornillo y se retirará este último.

3. Sobre los agujeros se presentarán los soportes y se fijarán al muro con los tornillos correspondientes a cada taco de expansión. A la hora de instalar el riel hay que tener en cuenta que viene desarmado. Primero se colocará una parte en un soporte, luego se pasará un tope hasta el final y se unirán ambas partes con un tornillo. Para acabar se colocará la punta suelta del riel en la última fijación y se atornillará el resto de la estructura en su soporte correspondiente.

4. En cuanto a la puerta, se fijarán las ruedas para desplazarla a una distancia de ocho centímetros de los dos extremos de la puerta. Una vez colocadas las ruedas, las cuales suelen ser dos, se dispondrá la hoja sobre el riel superior y se instalarán los topes antisaltos en las ruedas.

5. El último paso consiste en colocar la guía de suelo, la cual irá en los extremos de la hoja tanto cuando está abierta como cerrada.

Como instalar puertas correderas con obra

Montar puertas correderas con obra requiere un poco más de trabajo, ya que es necesario levantar un tabique o una estructura que las oculte.

Pasos a seguir

1. Se marcará el lugar que ocupará la base de los perfiles de acero galvanizado y se fijarán al suelo. Luego se colocarán a cada lado los perfiles y la estructura que ocultará la puerta.

2. Para esconder el metal será necesario instalar dos placas de yeso laminado a los lados. Estas deben ser del mismo tamaño que la estructura para ocultarla. Una vez presentados se fijarán con unos tornillos fosfatados, los cuales están pensados para utilizarse en presencia de yeso.

3. El último paso consiste en tapar con yeso los agujeros de los tornillos, en la juntura superior y colocar un rodapié en la parte inferior. El resto de la instalación es igual a la que no requiere obra.

Montar una puerta corredera con sencillez

Instalar puertas correderas es una labor que no requiere de un gran gasto y trabajo. Ya sean puertas correderas con obra o sin obra en unas horas de trabajo se podrá disfrutar de este elemento que tanto espacio ahorra.

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: