Cómo instalar un armario empotrado

Los armarios empotrados y a medida son la mejor opción para convertir un espacio muerto en uno de los rincones más útiles de la casa. Si tu hogar tiene algún rincón que desafía la geometría euclidiana o necesitas espacio de almacenaje, te recomiendo que eches un vistazo a este artículo.

1. El fondo del mueble si es un armario empotrado

Lo primero que tienes que preparar es el fondo del mueble. Si es un armario empotrado tienes estas opciones:

- Forrar la pared de papel pintado o adhesivo vinílico. Solución rápida, económica e ideal si el tabique no sufre humedad. Solo necesitarás tomar medidas y cortar con cuidado la lámina elegida.

- Instalar paneles de madera. Puedes usar contrachapado, no se verá demasiado. Si te gusta el bricolaje no te costará mucho darles las dimensiones adecuadas con una sierra radial o una caladora. En caso contrario, pide piezas a medida.

2. Baldas, barras y cajones

La gran ventaja de un armario a medida es poder configurarlo como necesites. Instala tantas baldas como sea preciso. Puedes incluir un módulo botellero si vas a utilizarlo de despensa, o un zapatero si va a ser tu ropero.

La instalación de estas piezas en un armario empotrado o a medida es muy fácil. Te sugiero que pruebes varias configuraciones para saber cuál prefieres. Si tienes una vena artista, mi propuesta es que dibujes un boceto:

1. Marca en la pared la configuración final de baldas y módulos.

2. Taladra e instala las sujeciones con escuadras o piezas de sujeción especial.

3. Coloca cada componente en su sitio. ¡Deja este paso para el final o te estorbarán las piezas que vayas instalando!

Si vas a montar cajoneras necesitarás una sierra para metales para cortar el riel a la medida adecuada. Luego bastará con atornillarlo en su posición y ponerle un tope. Puedes utilizar estas guías también para instalar estantes móviles, muy útiles en muebles de cocina y despensas.

3. Los frentes de armario y las puertas de armario

Elegir las puertas es muy agradable porque aportan el toque de estilo de tu mueble (especialmente en los empotrados). Selecciona un color afín a tu decoración y juega con tiradores y bisagras si quieres incluir un detalle decorativo. Una vez elegidas tus puertas de armario solo te quedará instalarlas. Para ello:

1. Mide cuidadosamente la altura a la que tienes que colocar las bisagras.

2. Taladra los agujeros en la puerta y el marco o utiliza tornillos de punta.

3. Une las puertas del armario al cuerpo atornillando las bisagras. Mi opinión es que vayas poco a poco, saltando de un tornillo a otro e introduciéndolos pocos milímetros cada vez. Así conseguirás equilibrar las posibles desviaciones.

Mi recomendación es que utilices bisagras de cazoleta, pues tienen dos tornillos que te permitirán:

- Ajustar el cierre.

- Corregir «descuelgues».

- Mantener la puerta abierta mientras buscas en tu armario.

Puede que necesites una broca gubia para hacerles hueco en las puertas. ¡Y ya está!

¿Ves lo fácil que ha sido? Si quieres aprovechar mejor el espacio en tu hogar, te gusta el bricolaje o quieres un mueble con carácter, mi consejo es que montes tus propios armarios empotrados.

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: