Ventajas de las ventanas de madera

Las ventanas de madera están de vuelta. Aunque hace años otros materiales copaban los primeros puestos en la elección de los consumidores, la madera ha ido ganando terreno poco a poco en las preferencias de la gente. No es algo casual, ya que las ventajas de realizar esta elección son numerosas e importantes. A continuación, vamos a explicarte las más importantes, y comprenderás por qué elegir madera en tus puertas y ventanas EURO-BLOCK te reportará innumerables beneficios.

Ventajas de las ventanas de madera

Aunque a primera vista lo que más destaca de ellas es su excepcional aspecto estético, no debemos quedarnos solamente con la idea de que son muy bonitas, ya que estaríamos infravalorando muchas de sus virtudes. ¿Conoces las ventajas que la madera puede aportarte? Sigue leyendo, ya que vamos a desgranarte sus principales beneficios.

Propiedades aislantes

La madera es un elemento natural con una gran capacidad aislante. A nivel térmico nos permitirá mantener una temperatura fresca en verano, mientras que nos alejará de las temperaturas más frías de los meses de invierno. Este hecho tiene una consecuencia lógica: al estar mejor aislada nuestra vivienda, será necesario un gasto menor tanto en calefacción como en sistemas de aire acondicionado o climatización.

Pero sus capacidades como aislante no se reducen únicamente al aspecto térmico. La madera es un aislante acústico de gran eficacia, por lo que las ventanas fabricadas con este material te permitirán evitar los ruidos más molestos de las zonas más habitadas. Esta circunstancia puede ser de gran ayuda si tienes problemas para conciliar el sueño, ya que al escuchar una intensidad de ruido menor, será más fácil que puedas quedarte dormido con facilidad.

El coste energético es menor

Como en el caso del aislamiento, los beneficios proporcionados por un menor coste energético pueden verse desde dos puntos de vista diferentes. Por una parte, está demostrado que para la fabricación de ventanas de madera, la cantidad de energía es muy inferior a la que se necesita para fabricarlas en otros materiales. Concretamente, puede llegar a ser hasta 11 veces inferior. Como puedes ver, la diferencia existente entre un consumo de energía y otro, es abrumadora.

Por si esto fuera poco, y queriendo mostrarte un punto de vista un poco más «egoísta», ya que te va a afectar a ti directamente, su instalación hará que tu consumo de energía sea menor. ¿A qué se debe esto? Pues muy fácil, gracias a sus excelentes propiedades como aislante, de las que hemos hablado con anterioridad, tu gasto en calefacción u otros sistemas de regulación de temperatura decaerá, con la consiguiente disminución de tu gasto de energía.

El medio ambiente te lo agradecerá

La madera es un elemento natural, que no necesita de componentes químicos ni derivados del petróleo para su fabricación. Tampoco se trata en industrias contaminantes para conseguir el producto final, las ventanas en este caso. Por lo tanto, la contaminación y el uso de elementos poco amigables con el medio ambiente son mucho menores durante todo el proceso que se sigue para fabricar una ventana de madera en comparación con los utilizados con otros materiales.

Además, la madera es el único material que durante todo el proceso (en este caso, mientras los árboles crecen) absorbe carbono en lugar de expulsarlo al medio ambiente. Así mismo, la utilización de este material sirve para regenerar los montes, lo que redunda en la disminución del riesgo de aparición de incendios o plagas. Podemos decir que la madera es un material natural, reciclable, sostenible, que se puede reutilizar y que no produce elementos tóxicos. ¿No te parece que todo son ventajas?

La ventana de madera, un importante elemento para el ahorro

Tal vez desconozcas este dato, pero 1 centímetro de madera puede aislar igual de bien que 10 centímetros de ladrillo. ¿No te parece increíble? Esto convierte al uso de madera en las ventanas en un elemento indispensable en la construcción de casas de bajo consumo o para la rehabilitación y remodelación de edificios que se han construido con otros materiales. Esta capacidad como aislante, de la que te hemos hablado a lo largo de todo el texto, permite amortizar rápidamente el coste de la inversión inicial. ¿Cómo podemos hacerlo?

De una forma muy sencilla: gracias a todo el ahorro que conseguimos con el menor uso de la calefacción y el aire acondicionado. Además, con un mantenimiento adecuado la vida de las ventanas de madera puede alargarse enormemente. Por lo tanto, ese incremento de la vida útil de las ventanas, también podemos considerarlo como una fuente extra de ahorro.

Un mantenimiento adecuado alarga su vida útil

Otra de las ventajas que nos proporciona una ventana de madera es que, con las adecuadas maniobras de mantenimiento, podemos alargar su vida útil durante muchísimo tiempo. Existen productos en el mercado que consiguen que la ventana de madera luzca como nueva. Su aplicación es muy sencilla y el resultado que se consigue es inmejorable. Aplicándolo cada cierto tiempo, las ventanas de tu casa guardarán su aspecto original más tiempo del que te puedas imaginar. Además, puedes cambiarles el color si te apetece, para darle un aire distinto a tu vivienda.

En comparación, hay otros materiales a los que no se les puede aplicar ningún tipo de reparación ni operación de mantenimiento, por lo que cuando sufren algún desperfecto es necesario cambiar la pieza entera. Eso incrementa notablemente la inversión a realizar y el coste acumulado. Si no te crees lo que estás leyendo, existen ejemplos que pueden demostrarlo fácilmente. Fíjate en esos castillos medievales, construidos hace siglos, y que todavía conservan sus ventanas de madera originales. Si la madera no fuese un material resistente y que se puede reparar, ¡esto sería imposible!

La madera presenta una mayor resistencia al fuego

Un incendio es un problema muy inusual, pero, cuando se produce, el fuego se convierte en un elemento altamente destructivo y, aunque nada impedirá que se propague si no se llega a tiempo de evitarlo, los elementos de madera son mucho más resistentes a su acción que si empleas otros materiales en tus puertas y ventanas.

Por ponerte un ejemplo, los plásticos se funden mucho antes que la madera, que es capaz de aguantar temperaturas de hasta 200 grados centígrados. Esa mayor resistencia puede suponer la diferencia entre salvar tu hogar (o al menos parte de él) o no hacerlo, ya que puede proporcionarte el margen de tiempo necesario para la acción de los bomberos o de cualquier persona que pueda hacer algo por salvar tu hogar. Esta característica se puede comprobar en los marcos, que si están hechos de madera, resistirán con mayor capacidad el riesgo de derrumbe o derretimiento. Toda precaución es poca, ¿no te parece?

Estéticamente es muy superior

Muchas veces hablar de gustos o apreciaciones estéticas se convierte en algo muy subjetivo, ya que cada persona tiene sus propios gustos o afinidades. Pero, en este caso, suele haber un consenso cuando se realizan encuestas sobre el grado de belleza que aporta cada tipo de material a un edificio o a una construcción.

En el caso de la madera, siempre obtiene una gran aceptación. Ese aire clásico, a veces rústico, a veces relacionado con el poderío y la fuerza de la naturaleza, es de los preferidos por la gran mayoría del público, que se suele quedar maravillado cuando ve elementos decorativos de madera, ya sea en ventanas, puertas o techos. ¿Quieres causar una gran impresión y que tus visitas se queden maravilladas con tus puertas y ventanas? Utiliza la madera, conseguirás con total seguridad el objetivo que estás buscando.

Aumenta el valor de la vivienda

Aunque pueda parecer un hecho subjetivo, tampoco lo es, ya que hay formas de demostrar esta argumentación sin tener que pensarlas demasiado. ¿Has caído en ellas, verdad? Por supuesto, ya que como hemos ido contándote a lo largo de todo el artículo, el poder aislante de la madera está detrás de esta afirmación.

Pero ¿qué tiene que ver la capacidad aislante de la madera con el aumento de valor de la vivienda? La respuesta es la siguiente: la utilización de la madera como aislante permitirá que nuestro hogar sea capaz de conseguir un mejor certificado energético. Este tipo de documentos y certificaciones es obligatorio dentro del mercado inmobiliario, y cuanto mejor sea la calificación obtenida, más valor tendrá la vivienda, independientemente del resto de cualidades del edificio o piso.

Además, la aceptación de los elementos fabricados en madera como sinónimo de elegancia, sofisticación o alto valor estético hace que el valor de la vivienda también se considere más elevado. ¿Por qué? Porque muchas veces el valor se calcula en relación directa con lo que los elementos presentes en el mercado estén dispuestos a pagar. En este caso, lo normal es que un elemento que aporte vistosidad y aumente la percepción positiva que las demás personas tienen de la edificación, también consiga incrementar el valor de esta.

Aporta un plus de exclusividad y originalidad

Cuando los distintos elementos de una ventana están fabricados en materiales diferentes a la madera, suelen provenir de fábricas y cadenas de montaje en las que todas las piezas que se fabrican son absolutamente iguales. De la primera a la última.

Sin embargo, gracias a las características especiales de la madera como material, esto no ocurre con las ventanas fabricadas utilizándola como materia prima. Las propiedades de las distintas especies e, incluso, de los diferentes elementos de cada una de ellas, consiguen que cada elemento fabricado tenga un elemento diferenciador. La dirección de las vetas es buen ejemplo de lo que queremos mostrarte. ¿Te imaginas que la madera utilizada en una ventana pueda tener el mismo dibujo original en el veteado que cualquier otra? No, ¿verdad? Este pequeño detalle, por muy insignificante que parezca, es lo que convierte a todos los elementos fabricados con madera en únicos e irrepetibles. ¿A que apetece empezar a utilizar ventanas de madera?

Beneficios para la salud

Por último, aunque no menos importante, hemos querido dejar para el final los diferentes beneficios para la salud que la utilización de productos fabricados en madera puede proporcionarte. ¿No te parece un motivo más que suficiente para seguir leyendo? ¡Claro que sí!

En primer lugar, y por muy repetitivo que pueda parecernos, la capacidad aislante de la madera puede convertirse en el mejor aliado para la salud de numerosas personas. Por ejemplo, toda la gente que padezca de asma o de diferentes alergias puede beneficiarse de las capacidades aislantes que hemos mencionado.

¿Cómo es esto posible? Hay que tener en cuenta que al estar mejor aislada nuestra vivienda, la humedad del interior se reducirá considerablemente. Para todos aquellos que sufren este tipo de afecciones, eliminar las humedades en el mayor grado posible se convertirá en el mejor de los aliados, ya que disminuirá considerablemente la aparición de ácaros, polvo, etc., toda una serie de elementos que condicionan la vida diaria de alérgicos y asmáticos. ¡La madera es fuente de salud!

Otro de los beneficios para la salud que queremos mostrarte está relacionado con el confort. El tacto cálido y suave de la madera, relacionado con su baja conductividad térmica, hace que resulte mucho más agradable para cualquiera. ¿En qué puede beneficiar eso a tu salud? Pues has de saber que existen numerosos estudios científicos que pueden medir y evaluar el confort de las personas. Por ejemplo, está demostrado que los objetos con tacto frío resultan desagradables, reduciendo así la sensación de confort y el bienestar de la gente que los ha tocado. Todo lo contrario ocurre con la madera, que nos transmite una sensación de calidez extraordinaria.

Como puedes comprobar, las ventajas y beneficios de las ventanas de madera son muy numerosos: son mejores aislantes, elevan el valor de tu vivienda, ayudan a que tu salud mejore, te proporcionan una constante fuente de ahorro y son tremendamente respetuosas con el medio ambiente. ¿Qué más se puede pedir? Utilizando la madera como elemento principal de tus ventanas, obtendrás un resultado muy vistoso, de gran valor estético y con una vida útil realmente larga. ¿A qué estás esperando para encargar las tuyas?