Aprovecha el agua de lluvia con este consejo

Cómo aprovechar el agua de lluvia

No hay mejor forma de aprovechar los recursos que nos ofrece la naturaleza sin dañarla que recogiendo el agua de lluvia que nos brinda todos los otoños para regar nuestras plantas u otros menesteres.

Además esto hará que nos ahorremos un dinerillo extra cada día así que no hay excusa para no aprovechar el agua de lluvia si tenemos espacio para hacerlo claro está. Como siempre lo primero es saber que herramientas necesitaremos en nuestro pequeño trabajo de bricolaje así que vamos a ello:


Taladro - Sierra para metal - Deposito de agua - Filtro de bajante - Racor - Grifo - Sellador


Son unas cuantas cosas así que asegurate de tener todo antes de empezar. Con todo listo y revisado vamos al lío, el primer paso es hacer una base para nuestro deposito donde se guardará todo el agua de lluvia que recojamos, asegurate que colocas el deposito cerca de la bajante para poder coger el agua con facilidad y no tener que utilizar más metros de goma de los necesarios.

La base puedes realizarla con ayuda de dos listones de madera y arena para nivelar la superficie, algo sencillo y rápido, si quieres disponerlo en el suelo no hay problema pero asegurate que este bien nivelado o tu deposito puede volcar.

Con la base ya preparada vamos a realizar los agujeros donde se sujetará el deposito, para ello presentaremos el deposito en su posición y marcaremos los puntos de fijación en la pared. Después cogeremos el taladro y una broca para hormigón y realizaremos los agujeros con cuidado y paciencia.

En nuestro caso vamos a utilizar tacos normales para realizar el anclaje, pero puedes utilizar tacos químicos que son muy efectivos también. Con los tacos y los tornillos ya puestos en la pared pasamos al siguiente paso, cortar la bajante e instalar el filtro. Para ello nos ayudaremos de la sierra de mano y el filtro de bajante que habíamos adquirido, tan solo tenemos que disponer el filtro encajado en la bajante e insertar un tubo flexible en el agujero que lleva dispuesto para este fin.

Ahora realizaremos un agujero en la parte superior del deposito donde posteriormente introduciremos el tubo flexible que sale del filtro de la bajante, para realizar el agujero nos ayudaremos de un taladro y una broca de pala del mismo diámetro que la junta de estanqueidad del tubo. Ahora ya solo tenemos que colocar el deposito en sus fijaciones con el tubo bien fijado para evitar perdidas de agua y disponernos a instalar el grifo.

En la parte inferior el deposito traerá ya hecho un agujero para este fin, solo tenemos que insertar el racor en el agujero junto con un buen sellador para evitar que el agua se salga y enroscar nuestro grifo.

Listo, ya tenemos nuestro deposito de agua de lluvia con el que podremos regar las plantas entre otras muchas cosas y todo con los recursos que nos da la naturaleza :)

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: