Armarios empotrados, principales ventajas

Armarios empotrados, sus principales ventajas

Los armarios empotrados siempre han sido una muy buena solución en viviendas pequeñas en las que se necesita aprovechar al máximo todo el espacio disponible. Pero esta no es su única ventaja. En este post os enseñamos los principales argumentos a favor de los armarios empotrados y por qué contar con ellos puede ser una muy buena decisión.

Aprovechan mejor el espacio

Como ya mencionamos al principio del post, la ventaja más llamativa de este tipo de armarios es que nos permiten aprovechar al máximo el espacio disponible en cualquier dormitorio, por pequeño que sea este, ya que los armarios empotrados comprenden más superficie que los armarios tradicionales, abarcado desde el techo hasta el suelo toda la superficie de la pared.

Esto evita huecos y rincones muertos, logrando que el interior del armario sea más espacioso y podamos meter en él muchas más cosas, tanto a lo largo como a lo ancho.

Facilitan la organización de su interior

Los armarios empotrados se hacen a medida, por lo que su interior se ha diseñado específicamente para que se pueda organizar todo de la forma más sencilla y mejor posible, teniendo en cuenta además las necesidades de quienes lo usarán.

Se pueden priorizar los espacios para guardar trajes, vestidos, zapatos o ropa infantil.

Son más limpios

Gracias a su diseño específico a medida, los armarios empotrados se ensucian menos que los tradicionales prefabricados, pues el interior de estos armarios no alberga huecos entre el hueco del armario y la pared, por lo que es imposible que se acumule polvo en esas zonas que son tan difíciles de limpiar.

Favorecen la estética del dormitorio

Este tipo de armarios, al estar empotrados a la pared, crean una mayor sensación de orden y elegancia, favoreciendo así la estética de la habitación.

Sólo se verán las puertas del armario y todo encajará perfectamente, sin que ningún saliente del armario estropee el estilo del cuarto.

Se les puede instalar diferentes tipos de puertas

Los armarios empotrados a medida tienen la ventaja de que pueden tener puertas de tres tipos distintos según sus sistema de apertura: abatibles, plegables y correderas.

Los armarios empotrados con puertas abatibles son los tradicionales y más sencillos, sólo necesitan dos o tres bisagras para funcionar, pero requieren cierto espacio libre disponible frente al armario para que se puedan abrir.

Los armarios empotrados con puertas plegables necesitan de un sistema algo más complejo, con guías superiores e inferiores sobre las que se deslizarán los rodamientos, pero requerirán menos espacio de apertura que las abatibles.

Por último, en el otro extremo están los armarios empotrados con puertas correderas, que aprovechan al máximo el espacio de apertura pero también necesitan un sistema de rodamientos y guías para poder abrirse.

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: