Puertas correderas empotradas: características y usos

Puertas correderas empotradas, características y usos

Las puertas correderas empotradas son la solución perfecta cuando no se dispone del sitio suficiente para instalar las puertas de interior batientes que vemos tan habitualmente. Cada vez que abramos una puerta corredera empotrada y la veamos deslizarse y desaparecer en el interior del tabique, estaremos ganando luz, espacio y capacidad de paso.

Por eso las puertas correderas cada vez son más demandadas en el mundo de la decoración de interiores. Este tipo de puertas permiten ganar mucho más espacio, ya que normalmente añaden 1 ó 2 metros cuadrados adicionales, y además dan a las viviendas un aspecto decorativo mucho más moderno y actual. A parte, instalando puertas correderas evitarás portazos y controlarás mejor el flujo del viento en el interior.

Ventajas de las puertas correderas empotradas

La principal ventaja de instalar puertas correderas empotradas en nuestro hogar u oficina es por la que más se venden ahora mismo este tipo de puertas, el ahorro de espacio. En una habitación normal te pueden ahorrar 1 metro cuadrado como mínimo, pues este es el espacio que necesita una puerta abatible normal para abrirse haciendo el giro completo. Si además tus puertas correderas están empotradas en la pared, cuando estas se abran quedarán ocultas dentro del tabique, por lo que se aprovechará aun mejor el espacio de la habitación.

Otra ventaja que salta a la vista es que si en la sala donde hayas instalado la puerta corredera empotrada tienes muebles o cajones en los laterales de la puerta, estos podrán abrirse son ningún problema, ya que el sistema de apertura de este tipo de puertas no dificulta su apertura.

Al mismo tiempo, las puertas correderas comunican, abren y unen dos ambientes físicos con solo abrirlas, creando sensación de continuidad y dejando que la luz fluya entre una estancia y otra.

Pero sus ventajas no son solo funcionales, también son estéticas, pues las puertas correderas empotradas ayudan a darle a nuestros hogares un estilo mucho más moderno y un acabado decorativo más limpio.

Cómo se instalan las puertas correderas empotradas

Si quieres cambiar tus puertas actuales por puertas correderas empotradas debes saber que para instalar este tipo de puertas será necesario hacer obras en el espacio donde se quieran instalar. Veamos a continuación las diferentes maneras de realizar la instalación de las puertas correderas empotradas:

1º Usando casonetos y armazones: En este tipo de instalaciones las puertas correderas empotradas usan una estructura prefabricada que se coloca en el interior de la pared realizando una instalación sencilla (no dura más de dos horas) pero que requiere que se tire la pared para poder encajar el casoneto. Este casoneto se quedará anclado en la pared con herrajes, y posteriormente se cubrirá y se pintará para dejar la pared tal y como estaba al principio antes de empezar la obra.

2º Usando dos tabiques paralelos: En este sistema de instalación se construyen dos tabiques paralelos en los cuales se pondrán las guías de la puerta corredera empotrada, de forma que cuando esta se abra se deslizará por las guías y se ocultará entre medias de los dos tabiques. Estos podrán ser de pladur o de ladrillo, pero ten en cuenta que si haces los tabiques de ladrillo la obra será más cara porque después de poner el ladrillo tendrás que enfoscar o darle yeso a toda la nueva pared.

¿En qué habitaciones instalamos las puertas correderas?

Las puertas correderas empotradas se pueden instalar en todo tipo de estancias, aunque también es cierto que donde más se suelen ver es separando habitaciones complementarias, como pueden ser una cocina y un salón, o un vestidor y un dormitorio.

Estilos y materiales de las puertas correderas

A parte de ahorrar espacio en las viviendas, las puertas correderas empotradas son un elemento decorativo muy importante, y por ello, se deben escoger correctamente los materiales y estilos de estas. En la actualidad podemos encontrar puertas correderas en una gran variedad de acabados como por ejemplo:

- Puertas correderas fabricadas en madera, con acabados y engranajes modernos, clásicos y incluso rústicos.

- Puertas correderas pintadas en blanco que se camuflan perfectamente con la pared.

- Puertas correderas de cristal transparente, translúcido o de colores, que dan un aire muy moderno a las estancias.

- Puertas correderas de paneles japoneses muy sencillas y decorativas.

Puertas correderas empotradas, estilos y acabados

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: