¿Cómo cambiar el bombín de una Puerta Blindada? Mira:

Cómo cambiar el bombín de una puerta blindada

Si ya has adquirido una puerta de seguridad de nuestro amplio catálogo de referencias o te interesa hacerlo, posiblemente te convenga saber hacer frente a posibles problemas que puedan surgir con el paso del tiempo. Por ejemplo, una pérdida de llaves, situación bastante frecuente y ante la que debemos extremar las precauciones por si han caído en malas manos. Si fuera este tu caso, deberías saber cómo cambiar el bombín de tu puerta blindada, y en este post vamos a explicarte cómo.

¿Qué es el bombín de las puertas?

Antes de proceder con la explicación, conviene definir exactamente qué es el bombín, pues realmente ante una pérdida, extravío o sustracción de las llaves de casa, basta únicamente con sustituirlo para acceder a la vivienda.

El bombín es la pieza en la que introducimos la llave para accionar el mecanismo de apertura y cierre. Generalmente las diferencias entre unos y otros se suelen ver en la anchura de los mismos, gracias a la cual se adaptan a los diferentes tipos de puertas blindadas en los que se colocan.

Para desmontarlo, abriremos la puerta y miraremos la cerradura desde una vista frontal. Apreciaremos tres tornillos en la parte inferior: dos haciendo de anclaje y uno sobre ellos, fijando la cerradura al cuerpo. Justo encima de este encontraremos un cuarto, que es el que sujeta el propio bombín. Será el que tendremos que desatornillar para, una vez sacado, empujar el bombín hacia fuera.

Si no saliese directamente, algo bastante probable en el caso de que sea una puerta de entrada blindada, tendremos que introducir la llave para moverlo y que la leva del cilindro se centre y permita la extracción.

Si nos encontramos con que la leva no está centrada y no disponemos de la llave, existen dos opciones. Una es desmontar la cerradura al completo para volver a montarla después de conseguir sacar el bombín. La otra es, con una mezcla de maña y fuerza, empujar lo suficiente hasta que la leva que impide la extracción rompa. No hay ningún problema en actuar así, puesto que la rotura solo afecta al bombín, que es lo que se quiere sustituir, y no al resto de la cerradura.

Colocación del nuevo bombín

Si ya hemos visto que la extracción ha sido fácil, no aumentará la dificultad a la hora de instalar la pieza nueva. Simplemente la introduciremos en el hueco y volveremos a fijarla con el tornillo que anteriormente sacamos.

Podemos aprovechar la maniobra para instalar un bombín de puertas blindadas, que se caracteriza por ser más resistente a la rotura (medio utilizado por los ladrones) al tener un recubrimiento exterior sólido de acero. Son los que se corresponden a las llaves más planas, conocidas como llaves de seguridad, y muy apropiados para cualquier puerta de exterior blindada.

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: