Cuánto cuesta reformar un casa

Si estás pensando en hacer algún arreglo en tu vivienda pero no sabes cuánto cuesta reformar una casa, te dejamos algunos consejos para que te resulte más sencillo decidirte.

¿Cuánto te puede costar la reforma de tu casa?

Depende de varios factores, pues puede tratarse de un tipo de reforma integral o solo de alguna habitación de la casa. Además, hay que tener en cuenta el tipo de vivienda y su antigüedad, entre otros. Por ello, antes de comenzar debes realizar los siguientes pasos:

1. Evalúa las condiciones de la casa.

2. Detalla el presupuesto.

3. Haz una lista de los trabajos que se necesitan hacer en cada una de las estancias.

¿Cómo calcular el presupuesto antes de reformar tu casa?

Para elaborar un presupuesto ajustado a tu reforma debes analizar hasta el más mínimo detalle. Antes de nada, deberías hacer una estimación aproximada sobre cuánto puedes llegar a gastar en la obra y, partiendo de aquí, buscar la empresa que más se adapte a tus necesidades, tanto económicas como profesionales.

Una vez que tengas un presupuesto aproximado, es la hora de ponerse manos a la obra y buscar empresas del sector que te ofrezcan un buen trabajo por un precio justo.

Es aconsejable contactar con varias empresas, al menos tres, para poder comparar y contrastar los precios y los tiempos de cada una. Pide tu presupuesto detallado y compáralos.

Cuando contrastes los presupuestos es aconsejable que los estudies bien y que no te fijes únicamente en el precio total, pues existen muchos factores que influyen directamente en el precio final y que, quizás, podrías ahorrarte.

También deberás tener en cuenta cualquier tipo de elemento que vayas a incluir, como acabados, materiales, mobiliario, etc. El precio dependerá, en gran parte, de los materiales y accesorios que elijas. Existen desde los más discretos y económicos hasta los más lujosos, así que encontrarás una gran variedad para elegir los que mejor se ajusten a tu presupuesto.

Desglosa el presupuesto de tu reforma

El desglose del presupuesto es uno de los primeros puntos, y uno de los más importantes, ya que a partir de aquí es cuando empieza el trabajo duro.

Detalla euro a euro tanto lo que necesitas como todo aquello que quieras incluir en la nueva obra.

Trabajos previos a la reforma de la casa

Antes de comenzar con la obra, debes estar al tanto de todos los pasos que debes seguir para poder llevar a cabo tu reforma.

Normalmente, antes de comenzar es necesario hacer algunos trabajos previos que son necesarios para poder empezar, como limpieza, demolición y transporte, que se incluirán en el presupuesto de obra. Además, también pueden añadirse tareas de protección de zonas delicadas de la casa, como pueden ser zonas de paso, pasillos, entrada, incluso el portal o el ascensor, en caso de que vivas en un piso.

Al igual que otros elementos de la casa que no se puedan mover y vayan a quedar dentro de la casa mientras dure la obra, como suelos, paredes, columnas, puertas, etc. Estos también se tendrán que cubrir y proteger eficazmente para evitar cualquier daño.

Este gasto también irá incluido en el presupuesto, ya que se necesitan materiales de protección y requiere un tiempo de trabajo para asegurar la correcta protección de todos los elementos de tu hogar. Aunque suele ser un gasto mínimo, y no suele superar los 200 o 300 €.

La licencia de obra

Obtener una licencia para poder hacer obras en casa no es demasiado complicado, pero sí puede llegar ser costoso.

En general, esta licencia suele abarcar el 3 % del presupuesto de una reforma de una vivienda particular. Y es un gasto que habrá que añadir al presupuesto sí o sí. Por ejemplo, en una vivienda de 100 m2, la licencia puede llegar a costar unos 1200 € aproximadamente. Esto también puede depender de cada municipio. Al igual que es el ayuntamiento el que da este tipo de permisos, también puede incluir alguna tasa o variar de una localidad a otra.

Sin esta licencia no tendrás el permiso necesario para poder proceder con tu reforma, por lo que estarías haciendo una obra ilegal. Aunque es cierto que algunos pequeños trabajos no requieren de una licencia de obra mayor, en muchos casos puede ocurrir lo contrario.

En muchos casos un pequeño arreglo puede requerir de este tipo de permisos. Tirar un simple tabique para unir dos habitaciones parece una tarea rápida y sencilla, y que no necesita un permiso. Sin embargo, esto se considera una obra mayor, por lo que es necesario solicitar una licencia.

Trabajos de demolición

Después de haber protegido los elementos más importantes de tu casa y haber recibido tus licencias y permisos necesarios, llegó la hora de empezar a renovar tu hogar.

Pero, antes de empezar, lo más probable es que haya que hacer trabajos de demolición, como tirar paredes, eliminar alicatado, levantar suelos, puertas y ventanas o incluso quitar la instalación eléctrica o de fontanería.

Este es un trabajo imprescindible en casi todas las reformas, sobre todo si la vivienda es antigua, ya que tendrá más elementos que eliminar y renovar. Además, en muchas obras es uno de los trabajos principales, y es más que necesaria en reformas integrales en las que haya que construir prácticamente desde cero.

En este caso, es la propia empresa de reformas la que debe transportar y pagar las tasas del vertedero, que anteriormente debe haber autorizado el traslado de escombros y haber alquilado un contenedor de obra que debe encontrarse lo más cercano posible a la entrada de la vivienda.

El precio aproximado de los trabajos de demolición, más el alquiler del contenedor de escombros suele ser de unos 2500 o 3000 €.

Trabajo de albañilería

Los trabajos de albañilería suelen ser los más costosos del proceso, y en su conjunto pueden ser uno de los mayores gastos de tu presupuesto.

Algunos trabajos como añadir pladur, realizar trabajos en escayola o en yeso pueden suponer un gran gasto. Además del trabajo en sí, si has decidido realizar varias de estas obras en casa, necesitarás de profesionales especialistas, tanto escayolistas, yeseros o alicatadores que realicen su trabajo de una sola vez, sin tener que volver a repetirlo.

Otros gastos que se deben incluir en el presupuesto de una reforma son los cambios de puertas y ventanas, los alicatados y soldados, los techos, las paredes, tabiques o columnas, así como falsos techos, remates y otros detalles que pueden surgir durante la obra.

Normalmente, los gasto de albañilería dependen del tamaño de la casa, los m2, la superficie y también la altura de los techos de la vivienda. Aunque un trabajo sencillo de albañilería en una casa de 100m2 podría rondar los 8500 y 9000 €, suponiendo uno de los gastos más voluminosos del presupuesto.

Carpintería interior y exterior

La carpintería también es uno de los elementos más importantes de la reforma. Existen dos tipos de carpintería, la interior, que suele ser de madera, y la exterior, que suele realizarse en metal.

Para reformar el interior de una casa, es común utilizar elementos de madera, principalmente en casas unifamiliares con un aspecto más rústico, y más aún si se trata de casas antiguas.

El presupuesto de carpintería interior suele incluir elementos como marcos y puertas interiores de madera, ventanas y marcos también de madera robusta que eviten la entrada de aire del exterior, además de armarios empotrados, una puerta de madera maciza para la entrada y otros elementos y acabados hechos de diferentes maderas.

Los tipos de madera elegida y el trabajo de un carpintero profesional pueden suponer también un gasto considerable del presupuesto. Además, es aconsejable dejarse guiar por la empresa de carpintería en el caso de que necesites algunos consejos, pues ellos te ofrecerán las mejores soluciones a un precio ajustado.

Sin embargo, el precio total de un buen trabajo de carpintería interior, para una vivienda de 100 m2, podría rondar los 5000 o 5500€.

Además de los trabajos en madera, la carpintería exterior se encarga de trabajos en materiales metálicos. Esto puede suponer la elaboración de puertas o ventanas de metal, que pueden ser correderas, abatibles, etc., y otros cerramientos exteriores como persianas o elementos de aluminio, PVC e incluso acabados en hierro forjado, entre otras muchas otras cosas.

El profesional de la carpintería metálica es el encargado de detallar y redactar el presupuesto, así que procura dejarle bien claro cuál es tu idea y cuánto quieres gastar para ajustarlo al máximo posible. Aunque puede variar dependiendo de la empresa, el precio aproximado de este tipo de trabajos suele ser entre 4000 y 4500 €.

Trabajos de fontanería y calefacción

La instalación de tuberías, de agua caliente y fría, calderas, calentadores o termos eléctricos también suponen una buena parte del presupuesto de una obra. Aunque dependen en gran parte de las condiciones de la casa, la calidad de los materiales y del lugar donde se instalen, así como del trabajo que haya que realizar.

Incluyendo materiales y mano de obra, la instalación de la fontanería y los sistemas de calefacción pueden llegar a costar alrededor de los 4000 o 4500 €.

Muebles de baño y cocina

Una vez que se ha acabado con el trabajo de albañilería y carpintería toca decidir qué muebles poner en la cocina y el baño, por ejemplo. La calidad y el tipo de mobiliario y el tamaño pueden suponer una gran variación en el precio total. Aunque suelen ir relacionados, existe una gran variedad de precios en el mercado.

Dependiendo de lo que hayas elegido, el precio total de los muebles de la cocina y el baño puede llegar a rondar los 3000 €.

Trabajos de pintura y decoración

Una vez que hayan terminado las obras y hayas escogido los muebles que quieres incluir en la reforma de tu casa, es la hora de comenzar con los trabajos de pintura y decoración. Sin duda uno de los más emocionantes del proceso.

Este proceso incluye la pintura de paredes, techos y todas aquellas superficies que se deseen pintar. Es viable tanto para elementos interiores como para los exteriores. Para cada uno de ellos se deberá utilizar una pintura concreta. Además, es aconsejable utilizar pintura de buena calidad para ambas zonas, pues así te asegurarás de que la pintura aguanta lo máximo posible, evitando problemas de humedad.

Además de la pintura, la decoración es una parte fundamental de toda reforma, y es una de las más especiales, ya que esta definirá por completo el estilo de la casa. La decoración es algo muy personal que, sin duda, pondrá la guinda a este proceso tan complejo y tan laborioso como es una reforma. Aunque en este caso puede variar mucho el precio, en función de gustos, materiales y calidades, el presupuesto destinado a la decoración de la casa puede adaptarse fácilmente a los gustos y las necesidades de cada persona.

En definitiva, los trabajos de pintura y decoración de una casa tras una reforma pueden rondar los 4000 o 5000 €, dependiendo también del tamaño y la distribución de la vivienda.

Iluminación y electricidad

La iluminación y la instalación eléctrica de una casa puede variar mucho dependiendo de cuántos mecanismos se deben colocar para un correcto funcionamiento, así como los modelos y materiales elegidos para ello.

Debes decidir qué funcionalidades quieres incluir, como la posible instalación de persianas eléctricas, o si decides cablear toda la casa con cables Ethernet para una conexión de mayor velocidad en toda la casa.

Esto también dependerá del tamaño de la casa y de las modificaciones eléctricas que quieras realizar. Especifica cuántos mecanismos eléctricos quieres incluir y pide un presupuesto detallado, aunque normalmente este tipo de instalaciones suele rondar los 5000 €

Recuerda que todos los precios son orientativos, y están pensados, en todo momento, para una casa de al menos 100m2. Para una mayor certeza de cuánto cuesta reformar una casa, no lo dudes más y pide tu presupuesto personalizado para cada una de las opciones que necesites renovar. ¡No lo pienses más y decídete ya a reformar tu casa!

Más información sobre obras y reformas:

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: