Mejora tu vivienda con el aislamiento acústico de techos

Con un aislamiento acústico de techos mejorarás notablemente la calidad de vida en tu vivienda, especialmente si tienes vecinos ruidosos en el piso de arriba. Evitar los ruidos molestos, producidos en ocasiones durante las horas de descanso, hará que te sientas más a gusto en tu hogar.

Beneficios del aislamiento acústico de techos

La contaminación acústica se ha convertido en un problema a tener en cuenta durante la obra o reforma de tu vivienda. Tanto en casa como en el trabajo, la salud física y mental de tu familia y empleados depende, en gran medida, del grado de confort que ofrezca el espacio. Por ello, una adecuada insonorización de las habitaciones proporcionará descanso y concentración para realizar las tareas de la mejor forma.

Estas son algunas ventajas del aislamiento de techos:

- Los espacios silenciosos reducen los riesgos de enfermedades cardiovasculares y aumenta las defensas del sistema inmunitario.

- Trabajar y vivir con poco ruido reduce el nivel de estrés y minimiza los episodios irritativos en las personas.

- En el trabajo el rendimiento aumenta considerablemente cuando se da un ambiente relajado y silencioso.

- La creatividad es mayor trabajando en espacios aislados acústicamente, ya que se evita la distracción producida por ruidos ocasionales o repetitivos.

- El descanso es de mayor calidad, lo que se traduce en una sensación de frescura y bienestar al despertar.

- Aumenta el valor de la vivienda

Cómo elegir el mejor aislamiento para el techo de tu casa

Para entender cómo funcionan los aislamientos acústicos debes saber cómo se comportan las ondas del sonido.

Sonido y reverberación

Cuando una onda sonora se encuentra en su camino con una superficie una parte de la energía que transmite se es absorbida por la propia superficie: pared, techo, suelo. Pero otra parte traspasa la superficie y aparece en el lado opuesto. Este es el motivo por el que oímos los tacones, la pelota o la batería de los vecinos de arriba.

Pero, además, en los espacios cerrados las ondas sonoras se reflejan en las paredes y puedes escuchar varias veces el mismo ruido. Es lo que se llama reverberación del sonido.

La intensidad del sonido que llega a tu vivienda del sonido y de la reverberación del mismo dependerán de los materiales que conformen el techo y de la calidad del aislante que elijas.

Los ruidos más frecuentes en una vivienda

Existen dos tipos de ruidos molestos que pueden afectarte dentro de tu propia vivienda:

1. Los ruidos que se trasmiten por el aire. Los más frecuentes son las voces, la música o el sonido de la televisión.

2. Los ruidos de impacto, que se trasmiten por el aire y a través de diferentes elementos rígidos de la estructura del edificio. En este grupo estaría ese ruido tan desagradable y conocido por todos de los muebles al arrastrar, de los objetos que se caen al suelo o de electrodomésticos en mal estado, que vibran y hacen ruido.

¿Cómo proteger tu vivienda del ruido?

Desde el año 2009 el CTE (Código Técnico de la Edificación) cuenta con una normativa específica que protege los hogares del ruido. Por eso, si vas a comprar una casa nueva debes asegurarte de que cumple con todos los requisitos exigidos en esta normativa, que garantizan la tranquilidad en tu futura vivienda.

Si, por el contrario, estás pensando en hacer reformas debes saber que todas las soluciones que propone el CTE pasan por hacer obras en la vivienda, de mayor o menor envergadura. Aunque seguro que es una inversión que merece la pena y que te proporcionará el confort que buscas para ti y tu familia.

Tipos de aislantes acústicos

Existen dos tipos de materiales que favorecen el aislamiento acústico de una vivienda: los materiales fonoabsorbentes y los materiales fonoaislantes.

En el primer caso se encuentran los materiales blandos, que absorben la energía sonora en mayor o menor grado.

Por el contrario, los materiales fonoaislantes son materiales duros que no absorben la energía sonora y evitan la propagación.

¿Qué es mejor para el techo de tu vivienda, el aislamiento acústico o la absorción del ruido?

Para contestar esta pregunta debes tener en cuenta si lo que pretendes evitar es la propagación del sonido desde tu vivienda hacia el piso superior. O si, por el contrario, lo que quieres es evitar el ruido producido por los vecinos de arriba.

En el primer caso debes elegir un techo acústico insonorizado con materiales rígidos que actuarán como fonoaislantes.

Pero si lo que pretendes es mitigar el ruido del piso superior la mejor opción es crear un falso techo incluyendo paneles fonoabsorbentes, que eviten que el ruido llegue a tus habitaciones. Además, estos paneles contribuyen al aislamiento térmico.

Estas son algunas formas de evitar el ruido producido por los vecinos de arriba

Si tu casa tiene un falso techo puedes utilizar el espacio intermedio para colocar placas acústicas que absorberán los ruidos antes de llegar a tu vivienda.

En caso contrario y si tu vivienda tiene los techos con suficiente altura te recomendamos que inviertas en la instalación del falso techo para mejorar el aislamiento acústico. El dinero de esta reforma mejorará notablemente tu calidad de vida.

También puedes optar por duplicar el techo de yeso, pero será imprescindible que entre ambas capas dejes un canal para aislar el ruido. Un especialista aconsejará el material más adecuado para rellenar ese espacio y mejorar la absorción.

Si no vas a hacer una reforma completa puedes optar por los trasdosados acústicos. La madera es un buen aislante del ruido y esta es una solución muy extendida. Sobre el techo extiende una capa de aislamiento acústico y después coloca un trasdosado de pladur autoportante. Como aislante puedes utilizar paneles de corcho, fibra de celulosa, lana de roca o espuma de poliuretano. Con esta sencilla solución el techo de la habitación apenas bajará unos 10 cm.

Comenta el problema con tus vecinos

Aunque pueda parecer una obviedad, muchas veces los problemas se solucionan de la forma más sencilla. Puede que tus vecinos de arriba no sean conscientes de la molestia que te están causando y estén dispuestos a solucionarlo.

Cuando hay niños en una casa es más difícil evitar que hagan ruidos, ya sea jugando, corriendo, llorando. Pero una solución muy efectiva es colocar alfombras o moquetas en las habitaciones infantiles para amortiguar el ruido. Esta solución es temporal y, cuando los niños crezcan, no será necesario mantenerla.

También puedes animarlos a que coloquen alfombras en las zonas de paso o en las estancias más utilizadas. Incluso podéis compartir los gastos, piensa que siempre serán menores que hacer reformas en tu casa para aislar el techo.

La solución más eficaz para insonorizar el techo de tu vivienda: el techo suspendido

Es un sistema de revestimiento en horizontal muy efectivo, que consta de dos partes: la estructura metálica y las placas de yeso que se atornillan sobre ella.

No es igual que colocar un falso techo, pero también da muy buen resultado como aislante del ruido. El techo suspendido dispone de anclajes para absorber las vibraciones y dificultar que los ruidos producidos por impactos se propaguen hacia abajo.

Antes de comenzar el especialista localizarás las vigas que van a soportar todo el peso del sistema acústico.

En el mercado encontrarás techos suspendidos de altas prestaciones compuestos por una o dos estructuras metálicas. En los modelos con dos estructuras estas se colocan en dos direcciones, la segunda de forma transversal a la primera. Para los casos más extremos se pueden colocar ambas estructuras en dos niveles diferentes, consiguiendo un aislamiento casi total. A la estructura se atornillan las placas de yeso laminado que puedes elegir de diferente espesor en función de tus necesidades.

Este sistema de techos suspendidos se puede colocar tanto en obras de rehabilitación como en obra nueva. Además de la protección acústica te ofrecen también una alta protección térmica. Podrás utilizar la cámara entre la estructura y las placas de yeso para alojar la instalación eléctrica y telefónica.

Añade al techo soportes antivibratorios

Cuando contrates la reforma de tu vivienda para aislar acústicamente el techo haz especial hincapié en la colocación de soportes antivibratorios. Son el complemento imprescindible para una correcta insonorización de los ruidos que se transmites a través de la estructura.

En el mercado hay una amplia gama de soportes antivibratorios, dependiendo de tu problema concreto: materiales de muelle, de caucho o una combinación de ambos. Antes de replantear el techo suspendido es necesario consultar las especificaciones técnicas de los soportes que te vayan a colocar, para conocer la distancia más adecuada entre ellos y el peso que puede soportar el techo original.

El arquitecto técnico identificará el tipo de ruido que causa los problemas en tu vivienda y la magnitud de los mismos para decidir el tipo de aislamiento y amortiguación más conveniente y que mejor se ajuste a tu presupuesto.

Si estás pensando hacer reformas en tu casa lo mejor es ponerte en manos de un especialista en materia de asilamiento, para que te oriente sobre la mejor solución. Gastar dinero en el aislamiento acústico de techos será una inversión para protegerte de los molestos ruidos y ganar calidad de vida en tu casa.

Más información sobre obras y reformas:

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: