Qué viviendas no necesitan certificado energético

Antes de comprar o alquilar una propiedad, hay que asegurarse de que tiene todos los papeles en regla, incluyendo el Certificado de Eficiencia Energética. Pero, ¿qué viviendas no necesitan certificado energético? ¿Cómo podemos asegurarnos de cumplir con esta ley?

¿Qué es el certificado energético de las viviendas?

Un Certificado de Eficiencia Energética es un documento técnico que exige el Ministerio de Industria, Energía y Turismo sobre todas aquellas viviendas que estén en proceso de ser alquiladas o vendidas. En este documento se evalúa cuánta energía puede consumir una vivienda que se encuentre habitada. Se trata de un justificante en el cual deben figurar los aspectos energéticos del inmueble. Lo que se busca es facilitar una evaluación y su correspondiente clasificación según la eficiencia energética de la vivienda.

El requerimiento de este documento se realiza para garantizar una mejora energética en todos los países que conforman la Unión Europea. Asimismo, forma parte de un conjunto de medidas que persiguen el uso eficiente de los recursos y la preservación medioambiental en cada uno de los sectores de la economía.

La etiqueta energética es el documento que informa sobre la calificación energética que obtuvo la vivienda. Para realizar esta clasificación se utiliza una escala que va desde la letra A hasta la lera G, siendo A la más elevada calificación y G la más baja de todas. Este dato se incluye en el certificado emitido.

Otros datos contenidos en el documento son las emisiones de dióxido de carbono del inmueble, el consumo energético anual y sus características energéticas. Además, incluye recomendaciones específicas para la vivienda en particular, que, si se aplican, pueden mejorar la eficiencia energética hasta en dos niveles de la clasificación. Nosotros recomendamos realizar estas mejoras en el menor tiempo posible, no solo para ahorrar en la factura de la energía, sino también porque esta práctica aumenta el valor de las casas.

¿Qué hogares no necesitan certificado energético?

El Certificado de Eficiencia Energética es un documento obligatorio para casi cualquier vivienda en venta o en alquiler. Los inmuebles que cumplan los siguientes requisitos son los que se encuentran obligados a obtener este certificado:

Todos los edificios de nueva construcción, los inmuebles que sean vendidos o arrendados y los edificios que ocupen más de 250 metros cuadrados y sean frecuentados por el público.

Sin embargo, en algunos casos no será necesario contar con el justificante, dependiendo de los requisitos del inmueble.

¿Qué tipo de inmuebles están exentos de presentar este justificante?

Los edificios aislados que cuentan con una superficie útil inferior a los 50 metros cuadrados no requieren del certificado. Tampoco es requerido en el caso de construcciones que se encuentren en malas condiciones para el momento de la venta y que, después de realizado el trámite legal, vayan a ser demolidas o reformadas por completo.

Aquellos hogares que se utilicen menos de 4 meses al año tampoco requieren del certificado para su venta o alquiler. Ocurre lo mismo cuando se demuestre que el inmueble consume menos del 25 % del total de la energía que puede consumir en un año.

Por su parte, los edificios protegidos, debido a su valor histórico o su valor arquitectónico, no requieren de dicho certificado. Los inmuebles o partes de inmuebles que se destinen al culto religioso, así como las construcciones provisionales que tengan previsto utilizarse por períodos inferiores a dos años tampoco lo requieren. Por último, los garajes y las naves industriales, militares o agrícolas que sean de bajo consumo energético también están exentos.

Condiciones del Certificado de Eficiencia Energética

Este justificante es obligatorio en España para comprar o alquilar un inmueble desde el 1 de junio de 2013. Se trata de un requerimiento regulado por el Real Decreto 235/2013 que, a su vez, procede de una directiva de la Unión Europea del año 2002.

Por tanto, es obligatorio en todos los países miembros y tiene una vigencia de 10 años. Si durante ese período de tiempo se realizan reformas que influyan y mejoren la eficiencia energética de la vivienda, es necesario optar por un nuevo certificado.

Los propietarios o promotoras inmobiliarias que deseen vender o alquilar una propiedad deben asegurarse de que dicha propiedad cuente con el certificado. La figura legal que se encargue de este trámite también es la responsable de presentarlo en el organismo que corresponda para que sea registrado, y obtener así la etiqueta energética del inmueble. Además, está obligada a entregar el documento al comprador o al inquilino.

Todo comprador o arrendatario que no reciba el certificado energético del inmueble puede denunciar esta irregularidad. No aconsejamos nunca la práctica de ofrecer un inmueble en venta o alquiler mientras que no se posea el justificante, ya que puede ser objeto de una sanción que puede oscilar entre los 300 y los 6000 €, dependiendo de la gravedad de la falta. Otra infracción relacionada consiste en promocionar una vivienda con un certificado que no existe.

¿Cuáles son las principales ventajas de la calificación energética para las casas?

Saber qué cantidad de energía consumen las casas es una información muy útil que aporta el certificado, ya que permite conocer de antemano el monto que tendrán las facturas de luz y de gas. Pero, además, gracias a las recomendaciones aportadas por el documento es posible saber qué mejoras son necesarias para aumentar la eficiencia energética del inmueble. Esto no aplica en el caso de las viviendas que no necesitan el certificado energético.

Una de las ventajas más importantes de conocer la calificación energética de los hogares es la de considerar que, cuanto mejor calificación obtengan, mayor será el valor del inmueble. Es decir, que una vivienda unifamiliar con una calificación "A" en la etiqueta energética tendrá más valor y mejores expectativas de venta que una vivienda que haya obtenido la calificación "G". Esto ocurre porque a mayor calificación, el costo de las facturas disminuye. Pero también porque a mayor calificación, mayor será también el confort de la vivienda.

¿El costo del certificado es especialmente elevado? La verdad es que no lo es, y las ventajas de obtenerlo son muchas. Por todo ello recomendamos tener este documento en regla, vigente y conocer qué viviendas no necesitan certificado energético para saber si la nuestra lo necesita o no lo necesita.

Más información sobre obras y reformas:

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: