Ventajas para tu hogar instalando un buen aislamiento térmico de paredes

Para mantener una temperatura de confort en tu casa es fundamental contar con un adecuado aislamiento térmico de paredes, que evite que se escape la calefacción o el aire acondicionado. Un buen sistema no solo aportará bienestar a tu familia, también te ayudará a ahorrar en la factura de gas o electricidad. Además, estarás contribuyendo al sostenimiento medioambiental evitando el despilfarro de energía, algo que sucede cuando las paredes no están bien aisladas.

Si estás pensado en hacer obras de reforma en tu vivienda para mejorar el aislamiento, en este artículo te ofrecemos las claves para que elijas el sistema que más te conviene. Existen numerosas soluciones que convertirán tu casa en el hogar confortable que deseas para ti y tu familia.

Razones para aislar las paredes de tu casa

Si hacemos una termografía de cualquier vivienda, veremos que la mayoría tiene lo que se llama “zonas frías” por donde escapa el calor o el frío del interior. Especialmente en viviendas con más de 20 años, estas pérdidas de temperatura por las paredes exteriores son muy significativas.

Algunas comunidades de propietarios han decidido acometer el aislamiento de las fachadas de forma general. Pero hay veces que estas obras se retrasan o son muy costosas y es preferible realizarlas de forma individual. Aislar las paredes interiores y exteriores de tu vivienda representa numerosas ventajas:

- Evitar los problemas que produce la humedad ambiental.

- Impedir que la calefacción, en invierno, y el aire acondicionado en verano se escapen. Así podrás garantizar el bienestar dentro de tu casa, consiguiendo una temperatura interior de confort.

- Contribuir al aislamiento acústico de las habitaciones, tanto del ruido exterior como del producido por los vecinos.

- Aumentar el aprovechamiento energético, disminuyendo las facturas de gas y electricidad. Algunas viviendas pueden llegar a perder entre un 30 % y un 50 % de la energía consumida, lo cual representa un desaprovechamiento importante. Estas cantidades se incrementan en las viviendas unifamiliares con aislamientos energéticos deficientes.

- Reducir la contaminación del medio ambiente, al utilizar solo la energía necesaria para calentar o enfriar. Cuanto más eficaz sea el aislamiento, menor cantidad de gases contaminantes estaremos vertiendo a la atmósfera.

¿Cuáles son los materiales empleados en el aislamiento de paredes?

Cuando tengas que decidir cómo vas a aislar térmicamente tu casa tendrás que diferenciar entre la fachada y las paredes interiores.

La fachada es la pared que está en contacto directo con el exterior y necesitará un estudio previo para analizar su estado: los materiales que la conforman, las cámaras de aire, etc. Con el termógrafo puedes ver fácilmente los puntos por donde escapa el calor.

También las paredes interiores pueden ser un punto de escape del calor de la vivienda, aunque la solución es más fácil y menos costosa que en el caso de la fachada. Algunas empresas están especializadas en instalar paneles aislantes casi sin obra, ya sean de yeso o de madera.

Métodos más utilizados en el aislamiento térmico de fachadas y paredes interiores

La mayor parte de los métodos de aislamiento requieren hacer obras de rehabilitación, de diferente envergadura.

Inyección de aislante térmico

Después de estudiar el estado de la fachada se rellenan los huecos existentes en las cámaras de aire, taladrando la pared interior cada 50 centímetros. Por esos orificios se introduce la pistola de inyección hasta rellenar todas las cámaras desde la parte interior de tu casa.

El coste de este aislamiento dependerá del volumen de las cámaras de aire. Cuanto mayores sean, más cantidad de material tendrán que utilizar los técnicos para rellenar los huecos.

Existen diferentes tipos de espumas aislantes, aunque siempre es mejor que elijas un aislante ecológico. Así, las espumas de poliestireno extruido de poliuretano tienen una composición sintética, frente a las de corcho o celulosa triturada.

Fibra de madera

La madera es un material natural que ha ido ganando importancia a lo largo de los años, coincidiendo con el aumento de la conciencia ecológica social. Es una solución ecológica para el aislamiento térmico y acústico de tu vivienda y no tiene ninguno de los inconvenientes de los productos derivados del petróleo.

La fibra de madera se utiliza principalmente en el aislamiento de tejados, buhardillas y áticos. A sus propiedades aislantes hay que añadir otras, ya que es un material ignífugo, insecticida y antifúngico, gracias a las sales de boro que se añaden en su composición.

Se puede aplicar insuflando la fibra en las cámaras de aire de la fachada o bajo cubierta en el tejado.

Paneles aislantes

Otra forma de aislar la fachada es la fijación de paneles o tabiques en el interior. Esta opción tiene la gran desventaja de disminuir los metros útiles de la habitación, ya que entre el nuevo tabique y el anterior hay que dejar una cámara de aire para rellenar con material aislante.

Los paneles pueden ser sintéticos, como los de poliestireno expandido; o naturales, como los de corcho o fibra de madera. Van fijados a la pared y recubiertos con placas de yeso. Posteriormente, se pueden pintar o revestir a tu gusto con papel pintado, pintura con efectos, lamas de madera, etc.

Tabiques

Es la solución más antigua, aunque actualmente se utilizan paneles de lana de vidrio o lana mineral en sustitución de los materiales de obra tradicionales. Creando un tabique adicional se recubren las estancias y quedan aisladas del exterior. Mantendrás tu vivienda aislada de la temperatura exterior y del ruido ambiental.

Materiales más utilizados para aislamientos térmicos en viviendas

Clasificados de mayor a menor calidad, tanto en resistencia como en conductividad, estos son los materiales aislantes más utilizados por los profesionales:

Aislante térmico reflectante

Está elaborado a partir de capas alternas de guata y material reflectante. Es un material ligero, de poco espesor y muy fácil de instalar que se utiliza en obra nueva, ya que se coloca antes del revestimiento. Está recomendado tanto para paredes interiores como para fachadas y bajo techos.

Poliestileno expandido

Lo puedes encontrar con diferentes grosores, desde 3 hasta 12 centímetros. Se instala mediante adhesivo en paredes preexistentes o entre los ladrillos en paredes de nueva construcción. Si eliges un poliestilero de mayor grosor podrás aplicar directamente el revestimiento elegido.

Poliestileno obstruido

Es más denso que el anterior y, por lo tanto, presenta mayor capacidad de aislamiento. Se utiliza para tabiquería nueva, fachadas y suelos. Es impermeable y muy resistente.

Espumas elastoméricas

Se aplican directamente para rellenar huecos en las cámaras de aire y aislar fachadas y paredes. Se pueden utilizar en obras de rehabilitación y son muy cómodas de utilizar.

Lanas minerales

Muy recomendables si lo que buscas es el aislamiento térmico y acústico al mismo tiempo. Presentan una gran capacidad para amortiguar los ruidos de impacto y ambiental. No son impermeables y las puedes elegir de fibra de vidrio o de roca.

Métodos de aislamiento más recomendables en una obra de rehabilitación

Si tu vivienda tiene ya un número de años y te estás planteando reformarla, el dinero que gastes en el aislamiento térmico será una de las mejores inversiones de toda la rehabilitación. Estos son algunos de los métodos que puedes elegir para que tu casa deje de perder calor por las paredes:

Aislamiento insuflado

Con este método se inyecta un producto aislante en las cámaras de aire de las fachadas y los tejados. El material se distribuye por todo el espacio disponible de forma compacta, impidiendo que el aire circule desde el interior de tu vivienda hacia el exterior (o en sentido contrario).

Con esta técnica podrás aislar la fachada, paredes interiores, suelos de tarima, tabiques medianeros y cajas de persianas. Es un procedimiento muy rápido y limpio, ya que solo tendrán que realizar algunos orificios en las paredes interiores de tu casa. Además, no requiere mantenimiento.

Aislamiento soplado

Es otra solución ideal para viviendas en uso, ya que se aplica fácilmente y es muy económica. Además, permite la aplicación de grandes cantidades de material aislante. Se aplica principalmente en buhardillas, tejados y áticos, que son las zonas con mayor pérdida de calor de las viviendas. Esto es así porque el aire caliente tiende a subir, ya que tiene menos peso que el aire frío. Si la parte más alta de la casa no está bien aislada la pérdida energética será mayor.

¿Cuánto cuesta aislar las paredes de tu vivienda?

El precio del aislamiento de las paredes dependerá del método empleado y los materiales utilizados.

Factores que influyen en el precio del aislamiento de las paredes

Cuando pidas un presupuesto para aislar tu vivienda debes tener en cuenta que va a depender de estos factores principalmente:

- Superficie total de las paredes

El precio se encarece a medida que aumenta el número de metros cuadrados totales que necesitan aislamiento.

- Tipo de pared

Las paredes levantadas con tabiquería tradicional necesitan menos orificios para introducir el material aislante, por lo que el presupuesto será menor que en el caso de paredes de Pladur.

- Ejecución del aislamiento

Dependiendo de que el aislamiento se realice desde el interior o desde el exterior de la vivienda, el precio varía considerablemente. Si no te importa sufrir las incomodidades de los operarios realizando agujeros en tus paredes, te recomendamos que elijas un método que se pueda realizar desde el interior de la vivienda.

Si hay que aislar desde el exterior se necesitarán andamios o equipos de trabajo vertical que encarecerán considerablemente el precio final.

- Método para realizar el aislamiento

Dependiendo del método elegido, de las perforaciones necesarias y del material, los presupuestos para aislar térmicamente la vivienda varían de unos a otros. Elige el que mejor se ajuste a tu presupuesto y represente las mayores ventajas según el tipo de vivienda.

- Material empleado

Los diferentes materiales tienen precios distintos que influirán en el presupuesto total.

A continuación te mostramos algunos ejemplos para que te sirvan de orientación, referidos todos al precio por metro cuadrado.

Poliestireno extruido: 10 euros

Poliuretano: 13 euros

Lana de roca: 12 euros

Celulosa prensada: 18 euros

- Los imprevistos

Como en cualquier obra de rehabilitación, la aparición de imprevistos es casi inevitable y también influirá en el precio total del proyecto. Por eso, antes de empezar debes encargar un estudio detallado del estado de las paredes, para saber si van a soportar la presión del material. También es importante saber si hay huecos comunicados entre sí o, incluso, con la vivienda vecina.

De forma muy aproximada te damos los precios según el tipo de vivienda que tengas:

- Aislamiento térmico de un piso: entre 1000 y 1500 euros.

- Aislamiento térmico de una casa adosada: entre 200 y 2500 euros.

- Aislamiento térmico de una vivienda independiente: unos 3000 euros, incluyendo el aislamiento de la fachada y las cubiertas.

Aislamiento térmico de paredes sin obra

Es la opción más demandada entre los propietarios de viviendas que quieren conseguir una eficiencia energética sin tener que recurrir a obras caras e incómodas.

Podrás recurrir a estos métodos sin necesidad de pedir la aprobación en la comunidad de propietarios. En unas horas tendrás tu vivienda lista y notarás los efectos beneficiosos desde el primer momento. A partir de ahí podrás pintar o revestir la pared como más te guste.

Ten en cuenta que también el suelo, el techo y las ventanas son puntos por los que pierdes calor en tu vivienda. En el caso de los techos la actuación es similar a las paredes, rellenando el espacio libre sobre el falso techo. En el suelo el material se coloca antes de la tarima flotante. Actuar sobre todos ellos de forma conjunta será imprescindible para conseguir la eficiencia energética que buscas.

Invierte en soluciones de aislamiento para tu hogar

En definitiva, la base para ahorrar en la climatización de tu hogar es tener la vivienda perfectamente aislada. Por eso, los técnicos de arquitectura consideran que el gasto en aislamiento térmico es la mejor inversión para ganar calidad de vida en el hogar.

Reducir las facturas de gas y electricidad y contribuir a un medio natural más limpio son algunas de las ventajas cuando decides aislar tu vivienda, térmica y acústicamente.

La energía es un bien que debemos consumir con responsabilidad y de acuerdo a nuestras necesidades. Con el aislamiento térmico de paredes y cubiertas estarás contribuyendo al sostenimiento del medio ambiente y ganarás en confort para tu familia.

Más información sobre obras y reformas:

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: