Seguridad y decoración, cómo elegir la puerta de entrada perfecta

Seguridad y decoración, cómo elegir la puerta de entrada adecuada

Escoger la puerta de entrada para tu hogar o negocio no es tan sencillo como parece, en la actualidad existe una enorme gama de modelos de puertas de exterior, y para elegir el adecuado para ti debes tener en cuenta varios aspectos.

Al buscar puertas de calle normalmente nos centramos en temas de seguridad y aislamiento, pero lo ideal es combinar seguridad y decoración todo en uno, ya que la puerta de entrada es lo primero que verán nuestras visitas cuando vengan a nuestra casa. Por eso hoy os queremos enseñar a elegir la puerta de entrada perfecta según vuestras necesidades.

Acabados y diseños

La estética de la puerta de entrada es uno de los factores más que más influyen en la decisión de comprar una puerta u otra, ya que su color y diseño contribuyen a perfeccionar el estilo decorativo de la vivienda. Lo normal es elegir una puerta de calle con una estética que sea coherente con el estilo general exterior de la casa. Por ejemplo en una casa rústica lo conveniente es tener una puerta de entrada de madera, ya que una de PVC o de aluminio no quedaría tan adaptada.

En cuanto a la paleta de colores esta es muy amplia, puedes encontrar puertas de entrada en blanco o en tonos madera como pino, haya, roble… lo mismo ocurre en cuanto al diseño, las líneas y los acabados exteriores varían enormemente entre rectas, curvas, diseños horizontales, verticales, etc.

Puertas de entrada

Los contrastes entre los tipos de madera más usados en puertas de exterior residen principalmente en sus texturas, sus colores y su resistencia. Las maderas más usadas en puertas de entrada, a parte del tradicional roble, son las maderas de origen tropical, pues son asombrosamente resistentes a las lluvias, y sobre todo a las situaciones de humedad. En este aspecto son muy apreciadas y comunes las puertas de entrada fabricadas con las maderas de árboles como el iroko. Aunque no dejan de hacer este tipo de puertas con otras maderas que se encuentran en nuestro territorio. Así además del citado roble, también es muy valorada la madera de los castaños, pinos o el cedro para este tipo de puertas.

Nivel de seguridad

No debemos obviar que la función principal de una puerta de entrada es la de poner una barrera entre el interior de nuestra casa y el resto del mundo, impidiendo la entrada del frío, la humedad, la lluvia, y por supuesto, los intrusos.

Las puertas de entrada pueden ofrecer distintos niveles de protección, dividiéndose en los siguientes tipos de puertas:

- Puertas de seguridad:

Son las utilizadas en los hogares particulares, no solo como puerta de entrada a la vivienda, también se usa mucho en los recintos interiores. Su materia base puede ser madera, metal o PVC, la cual normalmente se refuerza con perfiles resistentes al fuego. Su cerradura tiene bombillos de seguridad que impiden su apertura usando ganzúas. Es la menos segura de las tres.

- Puertas blindadas:

Son las puertas de exterior más usadas en oficinas y comercios, aunque también se están empezando a usar bastante en viviendas. Sus hojas pueden ser de madera, de aleaciones o de metal. Impiden la entrada de fuego, humo, calor y son muy buenas aislando el ruido. Además las puertas blindadas están recubiertas en las dos caras por una plancha de acero de dos milímetros de grosor, y su cerradura posee cilindros que impiden su apertura usando ganzúas o taladros.

- Puertas acorazadas:

Son las más seguras de las tres pero también las más caras. Están compuestas por tubos de acero y hormigones especiales. Sobre estas chapas de acero se colocan los tableros de madera con los que se les da el acabado deseado. La principal característica de las puertas de entrada acorazadas es su gran resistencia ante cualquier ataque.

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: