Cómo cambiar las tapetas o tapajuntas de una puerta

Cómo cambiar las tapetas o tapajuntas de las puertas

Las tapetas o tapajuntas de las puertas son un componente decorativo de estas que aparte de realzar la puerta, ayudan a ocultar la unión del cerco con la puerta. Popularmente hay gente que les llama molduras, pero eso está mal dicho, pues las molduras son el adorno moldurado que poseen algunas tapetas.

Sabemos que cambiar las tapetas de una puerta puede ser difícil para alguien que no esté muy experimentado en temas de bricolaje, por eso, el objetivo del post de hoy es enseñaros todo lo relacionado con las tapetas (también llamadas tapajuntas) y sus formas de colocación e instalación.

Formas de colocar las tapetas de una puerta

Existen dos formas diferentes de colocar las tapetas de una puerta. Elegir entre una u otra dependerá del estilo decorativo que le quieras dar al interior de tu hogar:

- Tapetas colocadas a inglete: El montaje de tapetas a inglete consta en realizar la junta de los largueros con el cabezal por medio de un corte oblicuo. Este tipo de montaje es el más tradicional de los dos, y se puede usar con diferentes formas, como formas rectas, curvas o molduradas. Las tapetas colocadas a inglete suelen combinar muy bien con las puertas de interior de estilo clásico.

- Tapetas colocadas a testa: El montaje a testa de tapetas consiste en cortar las tapetas de forma que la junta de los largueros con el cabezal se haga de manera recta, sobresaliendo estos tanto en el largo como en el ancho. También se pueden instalar tapetas del mismo grosor, de manera que estas no sobresalgan, pero estéticamente quedan más vistosas las que sí sobresalen. Las tapetas colocadas a testa combinan muy bien con puertas de interior de estilo moderno, lacadas blancas y de líneas rectas.

Cómo cambiar las tapetas o tapajuntas de las puertas

Cómo sustituir las tapetas de una puerta

Lo primero que debes hacer es adquirir un tapajuntas del mismo ancho y espesor que el tapajuntas antiguo. Si vas a sustituir todas las tapetas de la casa puedes comprarlas de otro tono, pero si solo vas a sustituir las tapetas de una puerta lo aconsejable es que las compres del mismo color que las tapetas antiguas, para que no se note diferencia con las que no vas a cambiar.

Ahora procederemos a retirar el tapajuntas viejo, para lo cual nos ayudaremos de una espátula y un destornillador plano, los cuales usaremos para hacer palanca entre la pared y la tapeta. Tómate todo el tiempo que necesites para quitar el tapajuntas. Se recomienda empezar a quitarlo por la parte inferior y desde ahí ir subiendo, apalancando poco a poco con la ayuda del destornillador.

Una vez que ya hayamos retirado el viejo tapajuntas, tomaremos las medidas para cortar el nuevo. Para ello presentaremos el tapajuntas y ayudándonos de un lápiz marcaremos la cota para el corte. En el caso de la colocación a inglete deberemos tomar dos referencias, el corte del exterior del tapajuntas y el corte del interior del tapajuntas. Para delimitar el corte usaremos una escuadra de carpintero.

A continuación, fijaremos las tapetas. Lo aconsejable es utilizar una fijación química y mecánica. Para ello en primer lugar pondremos un cordón fino de adhesivo en el reverso del tapajuntas, lo colocaremos en su sitio y lo presionaremos con nuestras manos a lo largo de toda su superficie para que se afiance bien. Después de esto usaremos clavos sin cabeza, preferiblemente de diámetro pequeño para que se vean lo menos posible, los cuales fijaremos en la parte superior e inferior de la tapeta.

Para finalizar podemos usar un poco de masilla reparadora o un rotulador de acabado para disimular estos clavos.

¿Te ha gustado nuestro artículo? Compártelo en las redes sociales: