✅ Catálogo de puertas rústicas de madera maciza

Fabricamos cada día nuestras puertas rústicas de madera maciza con esmero e ilusión. Podemos hacerte tus nuevas puertas de madera con un aire rústico especial y a tus medidas. Además, aplicamos teñidos súper suaves que seguro te encantarán.

Nota: Cualquiera de estos diseños tiene a juego su correspondiente puerta de entrada, armario empotrado, rodapié y herraje. Pregúntanos sin compromiso.

➝ Catálogo de puertas blancas

¿Buscas puertas rústicas para interior?

En este catálogo de puertas de madera rústicas puedes encontrarte términos o referencias que puede que no conozcas, son palabras muy utilizadas en el mundo de la carpintería por lo que no tienes por qué conocerlas de antemano, por eso vamos a hacer una lista con lo más sonado para que sepas en todo momento de lo que estamos hablando y las definiciones de cada término:

Barnizado:

Cuando hablamos de un producto barnizado nos referimos a que ha sido "pintado" con un barniz especial para puertas, estos barnices son una disolución de aceites o sustancias resinosas en disolvente que se secan una vez entran en contacto con el aire. Podemos encontrarlos en diferentes colores y acabados y son perfectos para las puertas de madera.

Vidriera:

Cuando hablamos de una puerta vidriera nos referimos a puertas que son fabricadas para llevar cristales en su hoja, una puerta con cristales de toda la vida es una puerta vidriera.

Block:

El block es el conjunto de puerta que incluye la hoja, los marcos o galces, las tapetas o jambas y todos los herrajes básicos de una puerta de interior como los pernios, resbalón, manilla y petaca.

Resbalón:

El resbalón es la pieza que permite cerrar la puerta y que ésta permanezca cerrada.

Pernios o Bisagras:

Cuando hablamos de pernios o bisagras tanto en las puertas de madera rústicas como en otras puertas o ventanas nos referimos a las piezas que permiten que la puerta se abra y se cierre, se encuentran sujetas tanto a la hoja como al marco de la puerta para permitir el deslizamiento.

Cómo elegir puertas de madera

Las puertas rústicas son un elemento imprescindible en todo hogar rural. Pero también son una opción cada vez más valorada por quienes se diseñan un rinconcito natural en la ciudad o quienes prefieren un estilo ibicenco o minimalista.

Por eso vamos a darte algunos consejos para elegir tu puerta rústica, adaptándola al estilo decorativo de tu hogar.

1. El diseño de tu puerta rústica

Aunque parezca que la rudeza de las puertas de madera rústicas limita tus posibilidades decorativas, en realidad puedes complementarlas con bisagras y travesaños de diseño. Utiliza acero forjado para la decoración rural y aluminio si tu hogar es de tipo nórdico.

Si necesitas instalar puertas de paso amplias, puedes elegir modelos cuadrados, que son más originales que los rectangulares. Estos modelos te permitirán adaptar la casa a las necesidades de accesibilidad, mientras aportan un toque imponente a tu hogar.

También existen puertas de madera rústicas para el exterior. Los modelos más populares cuentan con un enrejado que te permite ver la calle desde el interior del hogar. Por su parte, las casas de campo utilizan también portones en dos piezas, que te permiten abrir independientemente la mitad superior y la inferior. Además, ¡son ideales para las regiones calurosas!

2. El acabado del portón

Por supuesto, el elemento más llamativo de tu portón será el acabado. Si lo vas a instalar en el exterior necesitarás barnizarlo y tratarlo eventualmente con fungicidas e insecticidas. El barniz te permite elegir entre una amplia gama de tonalidades con las que complementar el color natural de la madera.

Pero las puertas de interior rústicas pueden instalarse sin más tratamiento, siempre que las cuides adecuadamente. Esto te permitirá dejar desnuda la veta de la madera.

- Elige tonalidades claras para las estancias pequeñas o ambientaciones mediterráneas. Las mejores opciones son el fresno y el abeto, y la madera de haya aportará una tonalidad blanquecina y una increíble resistencia.

- Si la casa tiene una ambientación más modernista, podrás emplear wengué, ébano o caoba para darle un toque de contraste.

- Para los ambientes más coloridos puedes utilizar maderas rojas, como la teca o la acacia. Otra opción es darles una mano de pintura. Por ejemplo, los tonos azules pueden convertir tus puertas de madera rústicas en una evocación a los pueblos marineros.

En cualquier caso, recuerda que a la hora de elegir uno de estos portones puedes jugar con diferentes elementos de acabado. Los más frecuentes son los detalles tallados, los patrones tachonados, los tiradores y las bisagras.

3. El entorno es importante

Pero, ante todo, no olvides darle un entorno adecuado a tu puerta rústica. Como son elementos muy voluminosos, se convertirán en una pieza central de la habitación. Por eso es importante que las combines con otros elementos decorativos, como:

- Cortinas.

- Alfombras.

- Mobiliario grande (mesas, librerías, estanterías, arcones, baúles, sillones…).

- Marcos de ventanas.

Cómo elegir puertas de interior rústicas de madera según el entorno

Si consigues crear una tonalidad uniforme en la estancia, las puertas rústicas serán el mejor elemento de cierre. Ya te hemos indicado los tres principales elementos que tienes que considerar a la hora de elegir tu puerta rústica. Ahora está en tus manos elegir las piezas que convertirán tu hogar en un espacio de ensueño.

Puertas de interior rústicas: mantenimiento y cuidados

Las puertas rústicas aportan a la vivienda un aspecto muy personal y acogedor. No obstante, requieren de un mantenimiento específico que debes conocer si te estás planteando incorporarlas a tu hogar. ¿Quieres saber de qué se trata? Aquí te lo contamos.

Las puertas de madera rústicas son algo delicadas por el tipo de material en el que se realizan. No obstante, hay una serie de recomendaciones que puedes llevar a cabo para garantizar su resistencia y durabilidad.

1. Limpieza básica

El polvo y la suciedad deben ser retirados de inmediato de la puerta rústica; de lo contrario, acaban incrustándose en el material y afeando su aspecto exterior.

Para eliminarlos solo necesitarás un trapo de microfibra ligeramente humedecido. Tras repasar la superficie, sécala con un paño seco y suave eliminando todo resto de humedad.

Si además quieres que quede reluciente, cada tres meses frota sobre la superficie una mezcla de vinagre y aceite de oliva.

Asimismo, no olvides limpiar las bisagras, manivelas y herrajes que pueda tener la puerta, esenciales para su correcto funcionamiento.

2. Prevención

Al igual que en el resto de puertas de paso, en las de madera la prevención es primordial.

Es recomendable evitar en lo posible cualquier tipo de contacto con el agua o el sol. Tanto uno como otro son perjudiciales para el material ya que pueden ocasionar grietas, hinchar la madera o favorecer su deterioro.

Asimismo, ten en cuenta que la mayoría de puertas rústicas vienen tratadas ya con barnices protectores de poro abierto, los únicos recomendados ya que permiten que la madera traspire de forma natural.

3. Aplica aceites especiales

Cada uno o dos años es conveniente que apliques sobre la superficie un aceite de poro abierto específico para madera.

Limpieza y mantenimiento de las puertas de madera rústicas

Por ejemplo, los aceites hidrófugos sirven para mantener estable el grado de humedad de la madera por debajo del 20% recomendado. Con ellos evitarás que salgan en el material hongos que pueden llegar a podrir e hinchar el material. Nuestro consejo es que lo apliques una vez haya finalizado el verano, antes de que empiecen las primeras lluvias de otoño; en este momento la madera presenta el menor grado de humedad interna.

En cuanto a la protección contra el sol, el aceite de teca o de linaza resultan especialmente convenientes.

De igual manera, las manillas y bisagras requieren de un aceite desengrasante cada cierto tiempo que facilite su movimiento. Si notas que chirrían o que no giran con naturalidad no dudes en aplicarles unas gotas.

4. Pequeñas reparaciones

Los arañazos son los desperfectos más comunes en este tipo de puertas. Para los más superficiales, frota con un trapo suave un poco de aceite de oliva y zumo de limón. Déjalo actuar unos minutos y retíralo posteriormente.

Para los más profundos, usa una barra de cera del color de la madera para rellenar la grieta y disimular su aspecto.

El mantenimiento de las puertas rústicas es sencillo si sabes cómo hacerlo. Limpieza, prevención y aplicación de aceites especiales es todo lo que necesitas para que tus puertas estén nuevas como el primer día.