Fábrica de ventanas de madera maciza ¡Imagina y Disfruta de ellas!

En Puertas Euro-Block destacamos por la fabricación artesanal de todos nuestros productos, con más de 40 años de experiencia podemos ofrecer unas Ventanas de Madera de calidad y eficiencia premium. Además fabricamos todas las ventanas de madera a medida así como los balcones de madera y personalizadas para cada cliente, adaptándonos a las necesidades y exigencias de cada persona intentando evitarles inconvenientes innecesarios facilitandole la compra.

Ventanas de Madera con certificación CE

Todas nuestras ventanas de madera están certificadas bajo el correspondiente CE Europeo, lo que las convierte en ventanas que cumplen con la normativa en todos sus aspectos, para que no tengas que preocuparte por nada. Si necesitas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Puedes personalizar totalmente tus nuevas ventanas de madera

Elige el sistema de apertura:

Apertura de las ventanas de madera

Elige el número de hojas:

Número de hojas de las ventanas de madera

Elige la forma:

Formas de las ventanas de madera

Más Ventanas de Madera Maciza:

Recuerda que fabricamos ventanas de madera a medida. Envíanos tus medidas y te hacemos una valoración sin compromiso. ¡Nos adaptamos bien a tí! A continuación podrás ver más opciones y ejemplos de cómo podrían ser tus nuevas ventanas de madera. Para que veas las posibilidades que te ofrecemos, desde ventanas de perfil europeo, perfil catalan, perfil simple... y en cualquier apertura, ventanas abatibles, correderas, pivotantes.. todo lo que necesites lo tenemos en Euro-Block, tu fábrica de ventanas al mejor precio!.

También disponemos de una gran variedad de acabados para nuestras ventanas de madera, tintes o barnices, todo lo que necesitas para conseguir la ventana única que te mereces.

Novedades en Perfiles de Ventanas de Madera

En Puertas Euro-Block siempre buscamos la calidad al mejor precio, por eso desde nuestro departamento I+D hemos desarrollado un nuevo perfil para nuestras ventanas de madera, un perfil que cumpla sin miramientos todas las necesidades y expectativas del más estricto cliente.

La eficiencia energética es una de las preocupaciones más consultada a nuestros profesionales en cuanto a ventanas de madera se refiere, siempre buscamos un producto que cumpla al máximo con su función, proteger, aislar y decorar al mismo tiempo. En este nuevo perfil hemos conseguido cubrir todas estas necesidades al mismo tiempo, siendo uno de los perfiles más aislantes de las ventanas de madera a la vez que aumentamos su seguridad sin perder el toque clásico de las ventanas de toda la vida.

Ventanas de Madera hechas a tu Medida

Podemos fabricar tu nueva ventana de madera a medida y en varias maderas, pudiendo elegir la que más te guste o la que mejor se adapte a tus necesidades. Además podrás elegir detalles como el cristal, el acabado, los complementos... todo lo que necesitas lo tenemos en Puertas Euro-Block, tu fábrica de puertas y ventanas de madera.

Mantenimiento de ventanas de madera

El mantenimiento de las ventanas de madera consiste en una serie de labores indispensables. La madera necesita un mantenimiento específico y una serie de tratamientos para garantizar su durabilidad a lo largo del tiempo. La mayoría son sencillos y no requieren de un gran esfuerzo. Sin embargo, tendremos que prestarle atención a la ventana cada cierto tiempo para ver su evolución.

Una limpieza semanal, un barnizado cada cierto número de años y revisar los cristales de tanto en tanto permitirá que la madera de ventanas perdure sin problemas más de 50 años. Además, si apostamos por un tratamiento que le aporte resistencia frente a las inclemencias del clima, la ventana aguantará sin ningún tipo de problema.

Limpiar ventanas de madera en el día a día

La suciedad y el polvo son los grandes enemigos a batir a la hora de limpiar ventanas de madera. Para tal fin, es muy necesario pasar un paño suave y ligeramente humedecido. Así, nos estamos asegurando de eliminar todo el polvo que pueda acumularse y no estaremos aplicando un producto abrasivo sobre la superficie.

No es para nada recomendable utilizar productos agresivos sobre la madera, ya que esta podría verse afectada negativamente. Por descontado, a la hora de enfrentarse a una mancha hay que actuar con rapidez y no dejar que pase el tiempo, tal cosa solo agravaría la situación. Bajo ningún concepto debemos utilizar estropajos u objetos similares con el fin de eliminar una mancha difícil, tan solo, estaríamos arañando la superficie de manera irremediable.

Mantenimiento de ventanas a lo largo del tiempo

Cada dos o tres años es recomendable ligar la superficie a fin de eliminar el barniz para aplicar luego una nueva capa. De esta manera se garantiza que la madera esté bien protegida del paso del tiempo, ya que el barnizado procura una película superficial que, dependiendo de un producto u otro, permitirá que este material aguante mejor. Incluso existen barnices que facilitan la limpieza, impiden que las huellas de los dedos y el polvo se fijen.

Para realizar estas tareas de mantenimiento de ventanas tan solo se necesitará una lija de grano fino y un barniz incoloro. Habrá que lijar la superficie buscando eliminar la capa de barnizado, pero sin llegar a eliminar la pintura, por lo que tendremos que actuar con precaución. Tras el lijado hay que limpiar la superficie a fin de eliminar cualquier resto y luego barnizar con una brocha suave. La idea es realizar ambos procesos en toda la ventana.

Cuidados adicionales

No hay que limitarse a limpiar y mantener el marco de madera, ya que elementos como las bisagras o los cristales son partes que también merecen ser atendidas. En el caso de las bisagras, elemento sin el cual sería imposible abrir la ventana, habrá que engrasarlas siempre que no realicen bien su función y limpiarlas para evitar que la suciedad las bloquee. Este mantenimiento será mensual.

Por el lado de los cristales, limpiarlos para eliminar el polvo, las manchas de huellas o cualquier suciedad que provenga del exterior será algo muy necesario. Una vez más, habrá que utilizar un paño o una bayeta suave para evitar rallar la superficie. De esta manera, el cristal permanecerá en perfectas condiciones.

También es importante tener en cuenta las junturas, ya que pueden acumular con facilidad la suciedad. Para evitar esto o limitar el impacto que pudiera tener, es recomendable utilizar una aguja fina y eliminar cualquier residuo que se hubiera alojado en estos diminutos huecos. Además, debemos tener jabón cerca para apoyar esta limpieza tan minuciosa, pero que no deja de servir al mantenimiento general de toda la estructura que conforma la ventana.

¿Qué hacer en caso de una plaga?

Las termitas y la carcoma pueden acabar en muy poco tiempo con muebles y la madera de ventanas y puertas. Si llegamos a detectar que las ventanas han sido infestadas habrá que actuar con rapidez, ya que estos insectos llegan a ser realmente difíciles de eliminar. La primera línea de defensa es la prevención y la revisión ocular de la superficie de madera.

Ante cualquier indicio, aplicar un insecticida que pueda ser absorbido por la madera será una primera opción. Si se detectan agujeros, es conveniente aplicar el insecticida a través de estos con una jeringa. Así, penetrará en el interior de la madera mediante las galerías que estos insectos realizan y serán eliminados de manera efectiva. Sin embargo, si todo falla habrá que contactar con un profesional o llegaremos a tener que reparar las ventanas de madera.

Cuidados simples para la madera de ventanas

El mantenimiento de las ventanas de madera debe realizarse si queremos evitar su deterioro. No es recomendable utilizar productos abrasivos o agresivos sobre este material, ya que podrían afectarle de manera negativa. Sin embargo, con unos cuidados continuos durarán varias décadas sin problema alguno.

Usamos maderas seleccionadas en nuestras ventanas de madera

La madera de ventanas debe ser de gran resistencia, de otra manera no aguantará las inclemencias del tiempo. Hay que apostar por especies que cuenten con buenas características, por aquellas que sean autóctonas y, como no puede ser de otra manera, aplicar los tratamientos necesarios para apuntalar su resistencia natural para que aguanten el paso del tiempo.

Por suerte existe un amplio abanico de maderas a las que podemos recurrir, algo que no pasa con el resto de materiales. De entre todas, la madera del roble, del pino y del iroko son a las que más se suele recurrir, ya que cuentan con unas características muy interesantes con las que elaborar una ventana imperecedera.

Tipos de madera para ventanas

Existen tantas como especies de árbol, aunque debemos preferir aquellas que resulten más resistentes o que sean autóctonas, ya que estarán adaptadas a las condiciones climáticas y se verá reflejado en la madera. De las resistentes, la madera de pino, roble e iroko son de la mejor madera para ventanas.

Características de la madera de pino

La de pino es una madera que destaca por su abundancia, versatilidad y facilidad de trabajo. De entre todas las especies de pino son cuatro las más destacadan: pino insignis, de Oregón, marítimo y rojo. Sin embargo, en términos generales la madera de pino ofrece una buena resistencia, es flexible y se impregna con facilidad. Su densidad oscila entre los 500 kg por metro cúbico y los 570 dependiendo de la especie utilizada.

Si bien no destaca en ninguna de las cualidades antes mencionada, sí que ofrece una mejor combinación de estas respecto a otras especies. Esto y su abundancia hace que la madera de pino se utilice ampliamente en la construcción, elaboración de mobiliario y, como no podía ser de otra manera, en ventanas. Sobre todo, cuenta con una importante resistencia mecánica, por lo que no tendremos que preocuparnos en exceso por los golpes.

Tratarlas o pintarlas es muy fácil, ya que es una madera de fácil impregnación. El tratamiento más utilizado para garantizar su resistencia es la autoclave, método que somete a la madera al vacío y luego a altas presiones para endurecerla. Además, acepta todo tipo de acabados ya sean lacados, barnices o productos sintéticos. También es posible pintarla del color que deseemos, ya que, una vez más, la madera de pino no suele contener resinas que impidan impregnarla de los acabados antes mencionados o pintura.

Características de la madera de roble

Junto a la del pinto, esta es la madera en las ventanas que más comúnmente veremos en las fachadas. Su calidad, facilidad de trabajo y dureza la hacen muy apreciada por los profesionales de la madera y los usuarios. Es una madera pesada y muy resistente tanto a la humedad como a ser sumergida en el agua, rasgos que la hicieron altamente codiciada para la fabricación de barcos.

Gracias a estas características ofrece unas posibilidades de aislamiento superiores a otras especies de madera, lo cual es una gran baza a su favor. Su densidad es de 700 a 770 kg por metro cúbico, las fibras son rectas y de grano medio y es fácil atornillar sobre su superficie.

En cuanto a acabados y barnices cabe decir que acepta los principales tipos, al igual que el pino. Sin embargo, existen algunos barnices especiales para esta madera, los cuales potencian su color marrón oscuro natural. Además, hay que tener cuidado con las colas alcalinas, ya que afectarán negativamente a esta madera.

Características de la madera de iroko

De entre todos los tipos de madera para ventanas la de iroko es la más exótica, ya que este árbol crece en el norte de África y en el centro de este continente. Es resistente, fácil de utilizar y con un veteado realmente hermoso. Muchos comparan sus características con las de la teca. Es de un color amarillo que cambia rápidamente al marrón ante los rayos del sol. Sin embargo, es posible estabilizarlo con aceite de teca.

Se considera a esta madera como una de tipo semipesado, la cual alcanza una densidad de 640 kg por metro cúbico. Es de grano grueso y de fibra recta que se seca muy lentamente. No obstante, es una madera que una vez está seca no se curvará y se mantendrá estable en su forma. Su principal virtud es que resiste muy bien los ataques de insectos y hongos, pero repele tintes, barnices y pinturas que se sequen por oxidación, por lo que habrá que tener ojo con este aspecto.

Ventanas de madera de calidad

La madera en ventanas debe ser resistente y estas tres son los mejores ejemplos. A la hora de instalar ventanas de madera hay que hilar muy fino con el material, ya que nos jugamos la durabilidad y aislamiento de la de la propia ventana.

¿Cómo Instalar ventanas de madera?

Instalar ventanas de madera es una tarea de bricolaje que todo el mundo puede llevar a cabo, en especial si se posee el tiempo y las herramientas adecuadas. Contar con una pequeña guía es casi indispensable, sobre todo en aquellos momentos en los que las dudas vayan a surgir. Las ventanas, además, son un elemento clave de todo hogar, ya que lo aíslan del ruido y de la temperatura externa.

Herramientas necesarias para montar ventanas de madera

Instalar la ventana de madera va a requerir de una serie de herramientas, las cuales suelen estar al alcance de todo el mundo o ya están presentes en muchos hogares. Será necesario contar con una pistola de silicona, nivel de burbuja, cortafríos, mazo y unas mordazas son los materiales indicados para poner ventanas de madera.

Más allá de estas herramientas y contar con la propia ventana, material de seguridad como unos guantes, mascarilla, gafas y un casco deberían ser más que suficientes para que podamos acometer esta instalación sin mayores problemas. Huelga decir que trabajar en solitario puede llegar a ser un peligro y que la habitación debe estar totalmente despejada.

Pasos a seguir para instalar la ventana

Antes de empezar con los pasos a seguir conviene remarcar la importancia de la seguridad. Esta debe ser observada en todo momento, por lo que deberemos trabajar con las protecciones adecuadas para no sufrir o provocar daño alguno.

Cómo retirar la anterior ventana

Para retirarla es necesario tener en cuenta el estado del tambor de la persiana y retirarlo si va unido a la propia ventana. Así, estaremos evitando que caiga sobre nuestras cabezas. A continuación, primero se eliminarán los cristales, si es posible realizar tal acción, y luego las hojas de la ventana. Por último, habrá que separar el marco de la vieja ventana del hueco.

Para tal fin recurriremos a la maza y a el cortafrío para separarlos. Hay que tener cuidado de no dañar las paredes más de lo necesario, aunque posteriormente los huecos pueden ser rellenados con cemento o masilla. Una vez terminado es necesario limpiar los restos y dejar todo listo para instalar el nuevo marco.

Colocar el nuevo marco

Esta es una de las tareas más simples y partimos de la base de que las medidas de la nueva ventana encajan con el hueco que deben cubrir. Va a ser necesario utilizar el nivelador en este paso una vez esté encajado el marco.

Si llegamos a equivocarnos, unas simples cuñas de madera son el aliado que buscamos para nivelar allí donde sea necesario. De otro modo puede que lleguemos a tener que buscar un marco de ventana que se ajuste. De ahí la importancia de realizar bien las medidas con anticipación.

Para fijar el marco de la ventana

Con el marco encajado y perfectamente nivelado, vamos a tener que fijarlo. Para tal fin utilizaremos las mordazas, las cuales evitarán que un golpe sin querer eche por tierra horas de trabajo y dañe el marco que acabamos de colocar con tanto esmero. Una vez nos hemos asegurado de que está bien sujeto, es el momento de fijarlo utilizando una pistola de espuma de silicona. Esta se adhiere a la pared y la superficie del marco uniendo ambas.

Tardará poco más de 60 minutos en secarse y puede que sobresalga en algunos lugares, algo que es totalmente normal y que puede eliminarse una vez seca con una sierra de calar. Así, nos estamos asegurando de que toda la superficie está igualada.

Revestir huecos

Puede que durante el proceso quedaran huecos, en especial tras eliminar la ventana anterior, y la espuma no debe quedar a la intemperie, de lo contrario la humedad acabaría por pudrirla y poner en peligro la fijación de la ventana. Para evitar esto es necesario tapar con masilla o cemento la espuma y los huecos, algo que debe hacerse tanto en el interior como en el exterior. Además, para garantizar el aislamiento y embellecimiento de la zona circundante a la ventana, aplicaremos yeso para igualar.

Remates finales

La estética no es un apartado que deba dejarse de lado, pero sí debe hacerse cuando esté todo perfectamente instalado. Para mejorar la estética de la ventada se dispondrán embellecedores rodeando el perímetro interior de la misma y con la pistola de silicona se sellarán las junturas. La clave está en utilizar una del mismo color que la pared y la ventana, ya que de otra manera la disparidad de tonalidades no pasaría desapercibida a la vista. Este será el último paso para montar la ventana.

Instalar ventanas de madera es tan fácil como seguir esta guía y tomarse el tiempo suficiente para comprenderla bien. Una vez más, cabe recordar que se deben seguir unas mínimas medidas de seguridad y así evitar todos los peligros inherentes a montar ventanas de madera

¿Cómo elegir ventanas de madera?

Cómo elegir ventanas de madera es una pregunta que va a surgir cuando nos enfrentemos a una reforma en casa. Las ventanas son un elemento indispensable, el cual debe garantizar un buen aislamiento del exterior. En este aspecto la madera es un material que cumple con creces, ya que es un buen aislante térmico y sonoro. Sin embargo, hay que contemplar otras características para instalar la mejor ventana.

La especie de la madera, si la ventana va a ser maciza o no, los acabados y distintos tratamientos para resistir a la intemperie deben tenerse en cuenta en la elección. Al fin y al cabo, las ventanas van a tener que soportar las inclemencias del clima y el paso del tiempo durante décadas, por lo que es necesario que duren sin perder una pizca de su aguante original.

¿Qué especie escoger a la hora de comprar ventanas de madera?

Los árboles, como todos los seres vivos, están adaptados perfectamente a las condiciones climáticas del entorno donde viven. Esto es algo que la madera no va a perder una vez talado el árbol y que es vital a la hora de decantarse por un tipo u otro. Así, lo recomendable es apostar por la madera del lugar donde se realizará la reforma o la nueva vivienda, ya que estará totalmente adaptada al clima y lo soportará sin problemas.

También estaremos ahorrando dinero, puesto que no habrá que importar madera; pero deberemos seguir aplicando algunos tratamientos para que potencien la resistencia natural de la especie elegida. Por suerte, en este aspecto hay mucho donde elegir y los profesionales siempre están dispuestos a echar una mano en caso de duda.

¿Cuándo elegir ventanas a medida?

Se debería elegir ventanas a medida cuando se busque un estilo específico, la reforma lo requiera o se busque una forma original. Las posibilidades son descomunales y podemos optar entre diferentes tipos para cumplir nuestras expectativas al máximo. Además, es posible controlar en todo momento el tamaño y las dimensiones del perfil, en especial el ancho y el espesor de la madera, aspectos que afectarán fundamentalmente al aislamiento de la ventana en sí.

El acristalado

A la hora de comprar ventanas de madera, elegir el cristal adecuado es más importante que las características de la madera, ya que por muy aislante que sea esta, si el cristal no va a juego todo el calor y el ruido entrará al hogar a través de este. Hasta hace bien poco existía la creencia generalizada de que las ventanas de madera debían contar con cristales simples o monolíticos.

Sin embargo, las técnicas de construcción han evolucionado tanto que es posible instalar un doble acristalamiento, cristales con cámara y aplicar diversos tratamientos para reforzar el aislamiento. Apostando por un buen cristal, las capacidades de la madera se verán complementadas y, al final, saldremos ganando cuando la reforma esté concluida, ya que nunca más el frío y el ruido penetrarán por las ventanas.

En resumen, la combinación del marco con el cristal debe poseer el menor coeficiente de transmisión calórica posible y garantizarnos un aislamiento sonoro casi absoluto.

El viento, la lluvia y el sol

Cuando vamos a elegir ventanas baratas hay que tener en cuenta la posición que van a ocupar en la fachada. Esto es algo que muchos no tienen en cuenta y que afecta de manera decisiva, ya que no sufrirá lo mismo una ventana orientada al sur que una que lo está al norte. La incidencia del sol va a ser clave, ya que hará que la humedad afecte en menor medida a la ventada.

Junto a esto, la incidencia del viento y la lluvia deben tenerse en cuenta. La madera es resistente y puede aumentarse con determinados tratamientos; sin embargo, si se instala una ventana de poco grosor en una fachada donde la lluvia incida con fuerza puede que no resista. De esta manera, habrá que actuar en consecuencia y no dejar al azar este aspecto.

Una ventana instalada en una fachada más resguardada del viento y la lluvia resistirá en mejores condiciones y durante más tiempo. Aunque también debemos ser precavidos con la acción de los rayos del sol, los cuales no son inocuos y pueden terminar por desgastar y decolorar la pintura de la madera.

La madera como símbolo de resistencia

Sea a la hora de comprar ventanas a medida o fabricadas en serie si son de madera hay que elegir bien. Este es un material resistente, elegante, con cierto aire rústico y que nos aporta un gran aislamiento. Lejos quedan los tiempos en los que se consideraba como un material inferior, caduco y anticuado. La pregunta de cómo elegir ventanas de madera debería estar más que resuelta. Tan solo hay que tener en cuenta una serie de aspectos y, sobre todo, velar por el mantenimiento a posteriori de la madera.