✅ Fábrica de ventanas de madera maciza ¡A medida!

Fabricamos cada día nuestras ventanas y balcones de madera siendo totalmente personalizados para cada cliente. Si necesitas ventanas o balcones de madera y quieres un taller artesano que las haga una a una y se adapte a ti, aquí estamos.

Ventanas de Madera con certificación CE

🥇 Todas nuestras ventanas de madera están certificadas bajo el correspondiente sello CE Europeo, lo que las convierte en ventanas que cumplen con la normativa vigente.

➝ Catálogo de ventanas de madera

Recuerda que fabricamos ventanas de madera a medida. Envíanos tus medidas y te hacemos una valoración sin compromiso. También disponemos de una gran variedad de acabados para nuestras ventanas de madera, tintes o barnices, todo lo que necesitas para conseguir la ventana única que te mereces.

Perfiles de Ventanas de Madera

Nuestro perfil europeo es seguro y fiable. Incluye juntas de estanqueidad (gomas) para aislar aún más del exterior. Cada ventana de madera maciza que fabricamos es fruto de esfuerzo, dedicación e ilusión. Nos ajustamos a ti y a tu hogar trabajando a medida para cada cliente.

La eficiencia energética es una de las preocupaciones más consultada a nuestros profesionales en cuanto a ventanas de madera se refiere, siempre buscamos un producto que cumpla al máximo con su función, proteger, aislar y decorar al mismo tiempo. Con este perfil europeo hemos conseguido cubrir todas estas necesidades al mismo tiempo, siendo uno de los perfiles más aislantes de las ventanas de madera a la vez que aumentamos su seguridad sin perder el toque clásico de las ventanas rústicas y macizas de toda la vida.

Hechas a tu Medida

Podemos fabricar tu nueva ventana de madera a medida y en varias maderas, pudiendo elegir la que más te guste o la que mejor se adapte a tus necesidades. Además podrás elegir detalles como el cristal, el acabado, los complementos... todo lo que necesitas lo tenemos en Puertas Euro-Block, tu fábrica de puertas y ventanas de madera.

Seleccionamos la madera de tus ventanas

La madera de ventanas debe ser de gran resistencia, de otra manera no aguantará las inclemencias del tiempo. Hay que apostar por especies que cuenten con buenas características, por aquellas que sean autóctonas y, como no puede ser de otra manera, aplicar los tratamientos necesarios para apuntalar su resistencia natural para que aguanten el paso del tiempo.

Por suerte existe un amplio abanico de maderas a las que podemos recurrir, algo que no pasa con el resto de materiales. De entre todas, la madera del roble, del pino y del iroko son a las que más se suele recurrir, ya que cuentan con unas características muy interesantes con las que elaborar una ventana imperecedera.

Tipos de madera para ventanas

Existen tantas como especies de árbol, aunque debemos preferir aquellas que resulten más resistentes o que sean autóctonas, ya que estarán adaptadas a las condiciones climáticas y se verá reflejado en la madera. De las resistentes, la madera de pino, roble e iroko son de la mejor madera para ventanas.

✅ Características de la madera de pino

La de pino es una madera que destaca por su abundancia, versatilidad y facilidad de trabajo. De entre todas las especies de pino son cuatro las más destacadan: pino insignis, de Oregón, marítimo y rojo. Sin embargo, en términos generales la madera de pino ofrece una buena resistencia, es flexible y se impregna con facilidad. Su densidad oscila entre los 500 kg por metro cúbico y los 570 dependiendo de la especie utilizada.

Si bien no destaca en ninguna de las cualidades antes mencionada, sí que ofrece una mejor combinación de estas respecto a otras especies. Esto y su abundancia hace que la madera de pino se utilice ampliamente en la construcción, elaboración de mobiliario y, como no podía ser de otra manera, en ventanas. Sobre todo, cuenta con una importante resistencia mecánica, por lo que no tendremos que preocuparnos en exceso por los golpes.

Tratarlas o pintarlas es muy fácil, ya que es una madera de fácil impregnación. El tratamiento más utilizado para garantizar su resistencia es la autoclave, método que somete a la madera al vacío y luego a altas presiones para endurecerla. Además, acepta todo tipo de acabados ya sean lacados, barnices o productos sintéticos. También es posible pintarla del color que deseemos, ya que, una vez más, la madera de pino no suele contener resinas que impidan impregnarla de los acabados antes mencionados o pintura.

✅ Características de la madera de roble

Junto a la del pinto, esta es la madera en las ventanas que más comúnmente veremos en las fachadas. Su calidad, facilidad de trabajo y dureza la hacen muy apreciada por los profesionales de la madera y los usuarios, a pesar de que las ventanas de madera de roble tengan precios algo más elevados. Es una madera pesada y muy resistente tanto a la humedad como a ser sumergida en el agua, rasgos que la hicieron altamente codiciada para la fabricación de barcos.

Gracias a estas características ofrece unas posibilidades de aislamiento superiores a otras especies de madera, lo cual es una gran baza a su favor. Su densidad es de 700 a 770 kg por metro cúbico, las fibras son rectas y de grano medio y es fácil atornillar sobre su superficie.

En cuanto a acabados y barnices cabe decir que acepta los principales tipos, al igual que el pino. Sin embargo, existen algunos barnices especiales para esta madera, los cuales potencian su color marrón oscuro natural. Además, hay que tener cuidado con las colas alcalinas, ya que afectarán negativamente a esta madera.

✅ Características de la madera de iroko

De entre todos los tipos de madera para ventanas la de iroko es la más exótica, ya que este árbol crece en el norte de África y en el centro de este continente. Es resistente, fácil de utilizar y con un veteado realmente hermoso. Muchos comparan sus características con las de la teca. Es de un color amarillo que cambia rápidamente al marrón ante los rayos del sol. Sin embargo, es posible estabilizarlo con aceite de teca.

Se considera a esta madera como una de tipo semipesado, la cual alcanza una densidad de 640 kg por metro cúbico. Es de grano grueso y de fibra recta que se seca muy lentamente. No obstante, es una madera que una vez está seca no se curvará y se mantendrá estable en su forma. Su principal virtud es que resiste muy bien los ataques de insectos y hongos, pero repele tintes, barnices y pinturas que se sequen por oxidación, por lo que habrá que tener ojo con este aspecto.